viernes, 12 de febrero de 2010

ARGENTINA: EL ASESINATO DEL LOCUTOR BOLIVIANO

PÁGINA 12 (ARGENTINA)
Un día de duelo para la comunidad boliviana

Un conocido locutor de la colectividad boliviana fue asesinado de dos balazos durante un asalto en Flores. Fernando Zalles, de 33 años, se resistió al asalto ocurrido mientras manejaba su auto, informaron fuentes policiales, por lo que uno de los ladrones le disparó varias veces desde una corta distancia. Tras el asesinato, miembros de radio Urukipiña, una de las más escuchadas de la comunidad boliviana radicada en Argentina, declararon un día de duelo y marcharon a la comisaría de la zona en reclamo de Justicia.

El episodio ocurrió en la madrugada de ayer, frente a la sede de la Asociación Deportiva del Altiplano, ubicada en Gregorio de Laferrère y José Martí, cuando casi no había tránsito peatonal ni vehicular, y el lugar estaba oscuro y silencioso. De acuerdo con los investigadores, Zalles llegaba al club a bordo de su Peugeot 206 color negro, para dejar a algunos de sus empleados. Iba también acompañado por su sobrina, quien vive en una casa ubicada a pocos metros de ese centro.

Luego de que los empleados bajaran del auto, y mientras se encontraba sentado tras el volante y con el motor del auto apagado, Zalles fue abordado por dos delincuentes, al menos uno de ellos armado, que lo amenazaron para robarle. Eran “uno gordo y morocho y otro flaco”, declaró la viuda, Rosa de Zalles, en la mañana de ayer. “Le querían robar el auto y al final le tiraron dos disparos”, dijo, antes de agregar que su marido “les estaba entregando todo”. Fuentes de la investigación, por el contrario, afirmaron que Zalles se resistió a los gritos. Lo mismo sostuvo la hermana del locutor ante la prensa.

Con o sin resistencia, uno de los delincuentes disparó al hombre varias veces con una pistola calibre 22 y finalmente escapó del lugar junto a su cómplice sin robar nada. Los pesquisas sospechan que los asaltantes se movilizaban a pie y no contaron con un cómplice, una conclusión que desprenden de que los diversos testimonios coinciden en no hacer mención a ninguna otra persona ni vehículo en la escena del crimen ni en las inmediaciones.

Luego del asalto, Zalles quedó tendido en el lugar gravemente herido de dos balazos, uno de ellos en el rostro, a la altura del pómulo, y otro en una pierna. Fue auxiliado por algunos compatriotas que se hallaban en el club, su sobrina y su hermana, que escuchó los gritos de auxilio de los testigos. La policía también fue llamada de inmediato, por lo que un móvil de la comisaría 38ª, al llegar, pidió una ambulancia del SAME, que trasladó al herido hasta el Hospital Piñero, donde fue intervenido quirúrgicamente y finalmente murió unas tres horas después. “El dejó un lindo hijo, era un buen hombre, muy bueno y no hay ningún detenido, como siempre”, se lamentó su viuda.

Darwin Yoqui, un miembro de la colectividad que participó de la marcha en reclamo de justicia, declaró por la radio que “desde la propia comunidad boliviana se declaró un día de duelo en memoria del locutor Fernando Zalles, que era una persona muy querida y ayudaba a todos los compatriotas desde su radio”.