jueves, 11 de febrero de 2010

ARGENTINA FRENA SALIDA DE EQUIPOS DE TECHINT PARA AYUDAR A INGLESES A ROBAR PETRÓLEO DE MALVINAS

EL GRITO PERONISTA (ARGENTINA)
Frenan salida de equipos petroleros a Malvinas comprados por ingleses

El Gobierno prohibió ayer la salida del puerto de Campana de un barco que cargó una partida de tubos sin costura para perforación petrolera offshore que tenía como destino Puerto Argentino en las islas Malvinas. El embarque fue frenado por Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables por haber incurrido el mencionado buque en contravenciones a las normas relativas a operaciones portuarias vigentes en la Argentina que impiden este tipo de tráfico con las islas usurpadas por Gran Bretaña y están en línea con el rechazo del Gobierno argentino al plan petrolero británico de explotar hidrocarburos en la zona en disputa.

El buque mercante Thor Leader amarrado a la carga en el puerto de Campana. Llevaba alrededor de 3.500 toneladas de tubos sin costura que se utilizan en la perforación petrolera. La carga tenía un destino incómodo para el Gobierno: Puerto Argentino (Port Stanley), el navío seguía anoche amarrado en el muelle de Siderca del grupo Techint. El buque mercante tiene bandera británica y su puerto de registro es isla de Mann.

La novedad se conocía en tres ministerios: Seguridad y Justicia, Relaciones Exteriores y Defensa. Pero nadie atinó a poner el caballo delante del carro, es que Cristina de Kirchner ya tuvo suficiente exposición con la familia Rocca, dueña de Siderca/Tenaris, cuando Paolo Rocca pidió por la defensa de la nacionalización de Sidor (subsidiaria de Techint en Venezuela) que había resuelto el socio estratégico de los Kirchner, Hugo Chávez.

El periódico kelper Penguin News y el portal Mercopress publicaron en enero pasado la visita del CEO de Desire Petroleum Plc, Stephen Phipps, quien visitó las islas para supervisar el arribo de los dos buques que abastecen las operaciones de perforación offshore: Thor Leader y Honest Rays. El primero tomó Puerto Argentino en la noche del 20 de enero pasado, según datos del agente marítimo local, y descargó materiales provenientes de Gran Bretaña. Ahora, una fuente inobjetable, la Prefectura Naval Argentina confirmó a este diario que el buque mercante de bandera británica Thor Leader estaba a la carga en el muelle de Siderca del puerto de Campana.

Otra vez el grupo Techint quedó en medio de un entuerto diplomático de alto voltaje. En esta oportunidad con el Reino Unido: el Gobierno protestó hace sólo cinco días por el acto unilateral (ilegal, según lo calificó el canciller Jorge Taiana) británico de iniciar perforaciones en la cuenca de Malvinas. El conflicto comenzó al conocerse que la plataforma de exploración «Ocean Guardian» contratada por la empresa británica Desire Petroleum Plc. se dirige a la zona norte del mar circundante de Malvinas para iniciar una campaña de al menos 4 pozos. Esta plataforma también será operada por otras dos empresas: el gigante anglo-australiano BHP Billiton y Rockhopper Exploration.

La estrategia de la Cancillería para defender los derechos soberanos ante la iniciativa británica offshore, estaba encapsulada en el escenario diplomático, escaladas verbales y una ristra de «notas de desaliento» dirigidas a las empresas participantes (petroleras, contratistas, proveedoras de insumos, etc). Se les advertía sobre la ilegalidad de esas actividades exploratorias y sus posibles sanciones. Los asesores de Taiana -entre ellos la consejera Susana Ruiz Cerutti- blandieron la Resolución Nº 407/2007 de la Secretaría de Energía, instrumento que establece que las petroleras con contratos de exploración en Malvinas bajo la ley británica, no pueden tener operaciones en el país.

La norma faculta al Gobierno a sancionar a aquellas empresas petroleras, subcontratistas, y proveedoras de insumos con la baja del registro o la cancelación de las concesiones otorgadas por estados provinciales y la Nación, si se verifica que participan del proceso offshore que lleva adelante el Reino Unido en las Malvinas. ¿Caerá la guillotina oficial en las concesiones de la petrolera Tecpetrol del grupo Techint?

El archivo de la Dirección Malvinas y Atlántico Sur del Ministerio de Relaciones Exteriores fue implacable, reveló que en 1997 en plena luna de miel de Guido Di Tella con los isleños, Techint logró un contrato de provisión de tubos para la perforación off-shore que lanzaron los kelpers. En aquel entonces, DST, sigla que responde a la italiana Dalmine, la argentina Siderca y la mexicana Tamsa, las tres acerías de Techint se habían alzado con la licitación de poco más de 2 millones de dólares. El llamado a concurso lo había realizado un consorcio conocido por el acrónimo Fosa de las empresas Shell, Lasmo y Amerada Hess, adjudicatarias de licencias de exploración otorgadas por el Gobierno isleño.