viernes, 19 de febrero de 2010

BOLIVIA: PRIMERA MUJER INDIA QUE ALCANZA ALTÍSIMO CARGO JUDICIAL

ABI BOLIVIA
Amalia Morales Rondo, primera abogada de pollera en lo alto de la Judicatura boliviana

Por Daniel Ramos Mayta

La indígena aimara Amalia Morales Rondo se convirtió el jueves en la primera abogada de pollera en la historia judicial de Bolivia en conformar el Consejo de la Judicatura tras ser juramentada por el presidente Evo Morales, en el marco del proceso de transición del Poder Judicial.

Yo, como boliviana, mi pretensión es trabajar para que mejore la administración de justicia. Hay que apoyar al proceso de cambio de la administración de justicia, dijo emocionada esta mujer, abogada hace 20 años y jueza en la provincia Inquisivi, de La Paz.

Tocada por un sombrero Bombín y enfundada en una vistosa manta (tapado) amarilla, cerrada, a su vez, por un indisimulable topo dorado (suerte de prendedor) y una pollera verde que desprendía destellos tornasolados, Morales Rondo, que lució dos enormes aretes de oro, se emplazó en la testera donde se formaron otras 17 flamantes autoridades judiciales bolivianas, de traje y corbata, que el presidente boliviano posesionó el jueves.

Morales completó así las acefalías en el Poder Judicial, sumido en su peor crisis, al juramentar en la ciudad de Sucre, capital constitucional de Bolivia, a 18 magistrados, ministros y consejeros de la Corte Suprema, Tribunal Constitucional y Consejo de la Judicatura, con lo que abonó la transición a un nuevo régimen institucional previsto en la Constitución boliviana.

La nueva consejera acaparó elogios, como en marzo de 2008, cuando juró como jueza de la Corte Superior de Justicia del distrito de La Paz.

He trabajado desde pasante en los tribunales. He empezado en 1991 hasta principios de 2008, luego he sido designada jueza de la provincia Inquisivi y ahora estoy como consejera, acotó.

La jurista dijo estar orgullosa de representar a las mujeres aimaras de Bolivia y aseguró que trabajará durante esta gestión para cambiar el sistema judicial que, a su juicio, debe servir con mayor celeridad a la población.

Es poco tiempo pero hay que apoyar el proceso de cambio de la justicia. Lo que no queremos es ver gente en las puertas de los tribunales, durmiendo, pasando hambre y sed, dijo.

Formada en los claustros de la Universidad Mayor de San Andrés, en La Paz, Morales Rondo se irguió como símbolo de igualdad y equidad de género en el Poder Judicial y marcó un antes y un después en la historia de este órgano estatal.