viernes, 19 de febrero de 2010

COLAPSA GOBIERNO HOLANDÉS, POR AFGANISTÁN

PRENSA LATINA
Presencia militar en Afganistán atiza escenario político en Holanda

La polémica permanencia militar de Holanda en Afganistán a pedido de la OTAN puso en aprietos al gobierno del primer ministro democristiano, Jan Peter Balkenende, quien debe decidir hoy si retira las tropas del país centroasiático.

Los Países Bajos mantienen desplegados desde 2003 en la sureña provincia afgana de Uruzgán unos dos mil 160 efectivos dentro de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), comandada por la OTAN.

El asunto fue incluido en una reunión urgente del Consejo de Ministros para este viernes, en medio de las presiones que ejerce la cúpula de la alianza occidental para prolongar a un año la presencia del contingente holandés.

Balkenende y el gobernante partido Democristino afrontan, por otra parte, un creciente desgaste político apreciable en un descenso de la popularidad, a pocos días de la celebración en ese país de elecciones municipales.

Un sondeo del instituto Synovate destaca un ascenso del Partido del Trabajo (laborista), liderado por el vice-primer ministro Wouter Bos, quien centra su campaña de adhesión de votos en la promesa de retirar en el transcurso de 2010 a todos los soldados de la región de Uruzgán.

La agrupación laborista aumentaría en uno o dos sus asientos en el parlamento de La Haya (de 21 a 22 escaños), mientras la bancada democristiana perdería similar cuota de mandatos de celebrarse hoy los comicios legislativos, consigna la encuesta.

Un 66 por ciento de la población expresa apoyo a Bos por su negativa a que el país continúe sobre el peligroso terreno minado en Afganistán.

Mientras la opinión pública reclama la salida de los uniformados y llama a recordar a los 21 muertos holandeses en una guerra de casi de nueve años, la coalición de gobierno (democristianos y la Unión Cristiana) parece inclinarse hacia la solicitud de la OTAN.

El Primer Ministro declaró recientemente que los Países Bajos debían cumplir los compromisos internacionales con la ISAF, pues de no hacerlo la nación europea quedaría en un aislamiento.

Holanda tiene un plazo hasta finales de este mes para responder al secretario general de la alianza, Anders Fogh Rasmussen, si se queda o abandona el conflicto bélico.