domingo, 21 de febrero de 2010

EL SALVADOR, AGOBIADO POR EL CRIMEN, SE PONE DURO CONTRA LAS PANDILLAS

TERRA.COM
El Salvador endurece medidas contra pandillas y bandas

El Gobierno de El Salvador, encabezado por el izquierdista Mauricio Funes, lanzó el viernes una política nacional de seguridad y combate a las pandillas y el crimen organizado para reducir la elevada tasa de asesinatos.

El plan, ansiado por los salvadoreños, se da en medio de una escalada en la cantidad de homicidios, ataques con granadas en lugares públicos y extorsiones a empresas, delitos de los que se responsabiliza principalmente a las violentas pandillas, conocidas como "maras".

El ministro de Justicia y Seguridad, Manuel Melgar, explicó que la política de seguridad será implementada inmediatamente y contempla reforzar a la policía y al Ejército con nuevo equipo, más armamento y capacitación.

También se reforzará la seguridad en zonas fronterizas, ciudades conflictivas y los centros penales de todo el país.

Estadísticas de la Policía Nacional Civil (PNC) indican que el empobrecido país centroamericano reporta diariamente un promedio de 13 homicidios. En el 2009, el país registró más de 4.300 muertes a causa de la violencia.

El presidente realizó un llamado "nacional de unidad" para combatir el crimen, por lo que acordó el plan de seguridad con diferentes sectores, entre ellos empresarios, iglesias, universidades y la sociedad civil.

El mandatario ha indicado que la policía recibirá asistencia técnica y capacitación de cuerpos policiales de Brasil, Estados Unidos y España.

En noviembre pasado, Funes desplegó un total de 2.500 militares a las calles y a las regiones más conflictivas del país para que acompañaran a los agentes policiales en labores de seguridad.

El congreso salvadoreño también ha creado y modificado leyes para dotar de herramientas legales al ministerio público y a la policía para combatir a las pandillas y el crimen organizado.

Los diputados aprobaron el jueves una ley de intervención a las telecomunicaciones, y recientemente aumentaron de siete a 15 años la penalización contra menores de edad acusados de homicidio.

(Reporte de Nelson Rentería, Editada por Patricia Avila)