viernes, 12 de febrero de 2010

HONDURAS: DICTADOR LOBOLUDO INTENTA AJUSTE SOCIAL Y DESARTICULAR SINDICATOS

ADITAL
Frente de Resistencia denuncia planes de Porfirio Lobo

El Frente Nacional de Resistencia Popular divulgó, el pasado viernes (5), un comunicado en que condena las intenciones del régimen de facto de Porfirio Lobo Sosa. De acuerdo con el comunicado, el mandatario de facto planea despedir una gran cantidad de empleados públicos y eliminar o cooptar las organizaciones de trabajadores que defienden sus derechos.
Según se sabe, la Asociación Nacional de Empleados Públicos de Honduras (Andeph) ya ha recibido amenazas de asalto para destituir a la dirigencia actual y reemplazarla por una que sea dócil a los intereses de los golpistas.

Tal acción se lleva a cabo en el marco de la estrategia de la oligarquía para debilitar a las organizaciones populares que casi en su totalidad se sumaron a las protestas contra el golpe de Estado y continúan siendo fuerza fundamental en el reclamo del pueblo por restablecer la democracia e instalar la Asamblea Nacional Constituyente y Popular.

La dictadura que encabeza Lobo en nombre de un reducido grupo de grandes empresarios se encamina a intensificar la aplicación del modelo neoliberal que les permita seguir concentrando la riqueza a costa de la explotación, el robo y la destrucción de los recursos naturales.

Por estos motivos, el Frente Nacional de Resistencia Popular hace un llamado a todos los miembros de la Resistencia en todo el país y particularmente a las organizaciones de trabajadores a que estén alertas ante la embestida neoliberal de la oligarquía. Para la organización, se debe cerrar filas frente a los enemigos de la clase trabajadora.

Golpe en Honduras

El golpe de Estado en Honduras se cumple, en el próximo día 28, ocho meses. En el día 28 de junio del año pasado, se destituyó el mandatario constitucional, Manuel Zelaya, y Roberto Micheletti asumió el gobierno de facto. En noviembre pasado, mismo con diversas manifestaciones en contra las elecciones presidenciales y sin el respaldo de muchos países, el gobierno de facto consiguió realizarlas, anunciando Porfirio Lobo como presidente electo hondureño.

Represión a los movimientos populares, detenciones arbitrarias, asesinatos y restricción a la libertad de expresión fueron algunas situaciones encontradas por Comisiones de Derechos Humanos que visitaron el país tras el golpe.