miércoles, 3 de febrero de 2010

HONDURAS: LA RESISTENCIA, CON EL ALIENTO EN LA NUCA DE LOBOLUDO

LA JORNADA (MÉXICO)
“Vigente”, la resistencia en Honduras
Mariana Norandi

Las elecciones en Honduras no significan el fin de la resistencia; si ésta logra organizarse tiene un potencial inmenso para transformar el país, aseguró el ministro de Cultura del gobierno del ex presidente Manuel Zelaya, Rodolfo Pastor Fasquelle.

Al participar en la mesa de debate Una visión histórica del golpe de Estado en Honduras, realizada en el Centro de Investi- gación y Docencia Económicas (CIDE), el también académico dijo que en la actualidad la resistencia hondureña se encuentra desarticulada, pero no acabada.

“Hemos pasado por una serie de etapas protocolariamente importantes, pero aquí no se ha acabado nada. La resistencia hondureña, las fuerzas que la componen, están muy disgregadas, pero siguen estando ahí, y siguen siendo un problema irresuelto.”

Explicó que la resistencia es uno de los fenómenos más importantes en el escenario golpista. Este movimiento se formó a partir de varios sectores sociales inconformes, y lo que hizo el golpe de Estado del pasado 28 de junio fue catalizar esa conjunción de movimientos.
“Soy historiador, no politólogo para hacer pronósticos. Sin embargo, estoy convencido de que no hay marcha atrás para la resistencia. Quién sabe cómo va a evolucionar, todavía tiene muchas fracturas y le hace falta una coordinación efectiva, pero si logra organizarse, tiene un potencial inmenso para transformar el país.”

Este encuentro también contó con las participaciones de Guadalupe González González, investigadora internacionalista del CIDE; Adrienne Pine, antropóloga de la Universidad Americana de Washington; Rafael Rojas Gutiérrez, investigador y director de la división de historia del CIDE y, como moderador de la mesa, el historiador Jean Meyer Barth.

NUEVO LIBRO SOBRE INDIOS QOM DEL CHACO / opinargentina@gmail.com