domingo, 14 de febrero de 2010

PARAGUAY: PELEAS Y DESMORALIZACIÓN EN POLICÍA Y EJÉRCITO POR FRACASO FRENTE AL EPP

ABC (PARAGUAY)
Escasos resultados en el Norte generan fricciones


Los escasos resultados obtenidos en el operativo conjunto que se hace en la Zona Norte del país en búsqueda de los integrantes del EPP ha comenzado a generar fricciones entre la Policía y las Fuerzas Armadas. El tema fue analizado días pasados durante una reunión con el presidente Fernando Lugo.

Las fuerzas de seguridad que operan en el Norte están cada vez más replegadas, confirmaron fuentes de la zona. Pasan más tiempo en Concepción y sus alrededores que en la selva. Además, la relación entre policías y militares no es de las mejores y existe muy poca coordinación a la hora de emprender la búsqueda de los integrantes del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

A esto se debe sumar el descontento que existe en la tropa, cuyos integrantes pasan el tiempo pensando cuánto falta para que sean relevados del lugar y poder retornar a Asunción.

Con este panorama es muy poco lo que se puede hacer y cada vez menos son las esperanzas de encontrar a los secuestradores del ganadero Fidel Zavala, relevaron fuentes oficiales.

Por este motivo, el presidente Fernando Lugo convocó la semana pasada a una reunión casi secreta en Mburuvicha Róga a las principales autoridades del Ministerio del Interior y de la Policía Nacional, para analizar los escasos avances logrados en el marco de los operativos montados en la región. Del encuentro no participó ningún alto mando castrense, pese a que las Fuerzas Armadas también forman parte de las tareas emprendidas en el primer departamento.

Algunos militares consultados al respecto no ocultaron su descontento por el papel secundario que les toca. Indicaron que el Presidente solamente escucha las informaciones de inteligencia que le entrega su ministro del Interior, Rafael Filizzola. Estos tienen la teoría de que los miembros del EPP continúan en los montes que rodean a Concepción, mientras que los militares sostienen que incluso antes de la liberación de Zavala los líderes del grupo ya salieron de la zona.

Los periodistas que siguen de cerca desde hace meses los trabajos que se realizan en esa región admiten que la descoordinación entre policías y militares es evidente, porque unos y otros actúan “por su lado”. Además, sostienen que es patente la desmotivación que existe entre la oficialidad.

Intentamos comunicarnos con el ministro Filizzola para conocer su versión de los hechos, pero no atiende sus celulares desde principios de esta semana cuando lo buscamos para conocer detalles de la reunión mantenida con Lugo.