viernes, 5 de marzo de 2010

ARGENTINA: LA COALICIÓN CÍVICA DE ELISA CARRIÓ, BUSCARÍA VOLTEAR A LA PRESIDENTA CRISTINA

CLARIN (ARGENTINA)
Carrió se endurece, pero el resto de la oposición pide poner "paños fríos"

Desde la Coalición denunciaron a Cristina y todo su gabinete por "desobediencia".Por: Santiago Fioriti

Ninguna concesión, ni un instante de respiro. Nada. La ofensiva de Elisa Carrió contra el Gobierno continúa. Denuncia penal y presentación ante la OEA por presunto riesgo democrático. Esas son las nuevas cartas que exhibieron en la Coalición Cívica el día después de que la oposición logró arrebatarle el poder del Senado al kirchnerismo. Aunque Carrió endureció su conducta, el resto de los referentes anti-K prefirieron poner un freno para poder negociar. El vicepresidente Julio Cobos, el radicalismo ortodoxo y los diputados del PJ disidente instaron a bajar la temperatura política.

La Coalición Cívica de Carrió, a través de un grupo de diputados liderados por Patricia Bullrich recurrió por la mañana a la Justicia para denunciar a Cristina Kirchner, a todo su gabinete y a Mercedes Marcó del Pont por "desobediencia judicial". Dijo Bullrich minutos después de que la presentación llegó al despacho del juez federal de Sergio Torres: "La Presidenta ignoró el fallo sobre las reservas que había sido dictado en las anteriores presentaciones y hoy afirmó que iba a seguir desobedeciendo a la Justicia".

La denuncia contra el kirchnerismo también se trasladará al plano internacional. Por pedido de Carrió, el diputado Juan Carlos Vega prepara una presentación ante la OEA por "incumplimiento de la carta democrática interamericana" que habla de la situación de riesgo democrático. Vega adelantó a este diario que podría pedir la presencia de veedores por "amenaza al ejercicio pleno de los poderes".

"La Presidenta está al margen de la ley. Ya ha ingresado en un proceso de ilegalidad muy grave", dijo Carrió a Clarín. La Presidenta de la CC piensa que "se viene el tiempo final de los Kirchner" y acusó a Cristina de ser "una presidenta de facto".

Una parte de la oposición, por ahora minoritaria, intenta golpear al Gobierno por varias vías. El diputado por el Partido Demócrata de Mendoza, Omar de Marchi, solicitó que se le haga un "juicio político" a Cristina Kirchner por "mal desempeño en el ejercicio de sus funciones". Se basa en el artículo 53 de la Constitución nacional: "Se ha arrogado funciones legislativas y judiciales", remarcó.

Desde el peronismo disidente, en cambio, pidieron un poco de calma a la confrontación Gobierno-oposición. "Hay que bajar el nivel de crispación", sugirió Francisco de Narváez durante una recorrida por Expoagro. "No hay ánimo destituyente de nadie", indicó la senadora Hilda González de Duhalde.

En un evidente marco de tensión después del discurso presidencial, el vicepresidente Cobos también aprovechó los micrófonos que lo interceptaron en su recorrida por la muestra agropecuaria para buscar enviar un mensaje de tranquilidad. "Hay que poner paños fríos porque la falta de armonía afecta a la ciudadanía", sostuvo.

Sobre una cuerda delgada en la que intenta hacer equilibrio entre su doble rol de vicepresidente y de opositor K, Cobos dijo que los partidos enfrentados con el oficialismo "no tiene intentos de obstaculizar" al Gobierno.

Mauricio Macri, el jefe de PRO, opinó que la deuda "hay que pagarla", pero pidió "no hacerlo a los gritos ni con avivadas". Para el jefe de Gobierno la solución pasa por "sentarse, como corresponde, a dialogar en el Congreso".

En Córdoba, el gobernador Juan Schiaretti habló en sintonía con Cobos: "Es hora de que los políticos pisemos la pelota. No podemos seguir en este estado de crispación".

Aunque no existe una estrategia común, desde el radicalismo no se acoplaron con Carrió e hicieron un llamado a la reflexión: "Presidenta, pare un poco. Nosotros no vamos a contestar los agravios", dijo el jefe del bloque de senadores, Gerardo Morales.