martes, 2 de marzo de 2010

ARGENTINA NO RECONOCE A GOBIERNO DE DICTADOR LOBOLUDO

INFOBAE.COM
La Argentina sigue sin reconocer al gobierno de Honduras

El gobierno de Manuel Zelaya terminó luego de un golpe de Estado que el 28 de junio del año pasado realizaron los militares hondureños, quienes luego aceptaron el nombramiento de Roberto Micheletti como nuevo presidente, con la legitimación de la Corte Suprema de ese país.

Tras una compleja normalización republicana y democrática, se llevaron a cabo elecciones generales el 29 de noviembre, producto de lo cual surgió como jefe ilegal de Estado Porfirio Lobo, quien asumió el 27 de enero.

Durante la reunión que anoche mantuvieron la presidente argentina, Cristina Kirchner, y la secretaria de Estado de los EEUU, Hillary Clinton, el "tema Honduras" tuvo una especial atención y ocupó gran parte de las conversaciones que ambas dirigentes entablaron en la sede de la Casa Rosada.

La atención de la diplomacia del gobierno norteamericano apunta a colaborar en que la administración de Porfirio Lobo pueda normalizar finalmente sus relaciones con el mundo, tras la crisis que se produjo por la caída del ex presidente Manuel Zelaya y el proceso de normalización democrática. La secretaria de Estado abogó porque la Argentina se sume al extenso listado de países que ya normalizaron sus vínculos con Honduras.

Esa lista la encabeza la propia Naciones Unidas, los Estados Unidos, Canadá, España (referencia internacional y aliado permanente de la región) y el resto de los países de la Unión Europea. El Parlamento de Centroamérica -que agrupa a todos los Estados de ese subcontinente- México, Colombia, Perú y Panamá son solo algunos de los que dieron su apoyo oficial a la normalización de la democracia en Honduras.

La oposición al reconocimiento del presidente electo por más del 70% de los hondureños está liderada en la región por el denominado bloque de países chavistas. El caudillo venezolano Hugo Chávez fue el mascarón de proa de un grupo de Estados, entre los que se destacan Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y otros del denominado ALBA.

El bloque de países del Mercosur -en los que milita activamente la Argentina- mantiene una posición menos hostil, pero igualmente firme de rechazo al gobierno surgido de las elecciones en ese país centroamericano.

En ese contexto es que fue abordado con especial interés el tema Honduras y que la propia Hillary Clinton sugirió a Cristina Kirchner durante las conversaciones que para los Estados Unidos sería "muy importante" que el gobierno de la Argentina reconozca a Porfirio Lobo como presidente legítimo y normalice las relaciones bilaterales.

Las diferencias reconocidas
Tras el encuentro, Cristina Kirchner confirmó que con la jefa de la diplomacia de los EEUU habló "sobre el tema Honduras, sobre el que tenemos diferentes posturas, aunque somos personas serias y maduras".

"Conversamos sobre lo que tenemos acuerdos y no, porque de esto se trata la relación entre personas y naciones civilizadas y democráticas, y podemos tener puntos de vista comunes sobre problemas serios y disentir sobre el enfoque de otros", dijo en conferencia de prensa ofrecida en la Casa de Gobierno.

Agregó que "esto nos convierte en una forma de relacionarnos ambos países seria, responsablemente y maduramente".

Por su parte, Clinton explicó que "intercambiamos ideas francas respecto al tema de Honduras" y en ese sentido consideró que "explorar en las elecciones libres y justas que hizo Honduras marcan el momento de pasar a la página siguiente de ese país".

Ese es el principal argumento que fue presentado ante el gobierno argentino. El concepto de "dar vuelta la página" es el que utiliza la administración Obama para dejar atrás la crisis que sacudió no sólo a Honduras, sino tambén a toda la región. La propia Cristina Kirchner reconoció que la postura adoptada por los EEUU ante el desafío la interrupción democrática en el Caribe fue lo que derribó las expectativas en América Latina.