miércoles, 3 de marzo de 2010

FRONTERAS DE MIERDA

por Flavio Dalostto

Si hay un lugar,
donde prefiera
cagar con placer,
ese será,
una invisible linea de frontera.
Allí, sin pudor
ni vergüenza.
cagaré lo que sobre de mí
sobre esa línea vomitiva
de frontera.
Las repudio
con repudio mayor,
les dejaré caliente,
humeante, mi legado.
Con mierda sagrada,
ungiré sus aduanas,
pintaré sus gendarmerías
de mierda.
me cago en sus fronteras,
con cagamiento poderoso.
No las reconozco,
no las acepto,
no las respeto.
Voy a Jujuy,
¡pero si son bolivianos!
Voy a Uspallata,
a buscar un buen vino
mendocino,
(el mejor del Mundo),
y escucho derramarse
el dialecto chileno
entre valles cuyanos
"Cuando pa' Chile me voy,
cruzando la cordillera..."
"a la vuelta del camino,
una cuyana me espera..."
Vuelo a Formosa,
la tierra Pilagá,
y resulta que son,
todos paraguayos,
¡Ay Dios! Clorinda,
¡Que linda! ¡Qué linda!
No se habla argentino
(¿Existe ese idioma?),
se habla Guaraní,
paraguayo, yopará.
¡Dejen de joder!,
con sus lineas de mierda,
con sus trazos infames.
No las reconozco,
No las respeto,
Les pondré Nafta,
y traeré una pizca de lava,
mejor, del Tungurahua.
Pa' que se incendien,
Pa' que se quemen,
esas fronteras de mierda.
Mierda les daré.
Mierda incendiada, fogosa,
caliente, humeada, ardiente,
volátil, quemada.
Y que queme mi mierda,
la frontera de mierda,
que no reconozco.
En el barrio de Once,
de Doce, de Trece,
son todos peruanos,
son todos humanos.
¿Y esos uruguayos?
¡Son reconocibles porque llevan
sus termos a cuestas,
como guaguas!
¡Estos uruguayos!
El mate hervido, ¡hay Dios!
Pero... ¿Cómo mierda
diferenciarlos? Si son
iguales a los entrerrianos.
Y allá en las Misiones...
¡Si son argentinos!
toda aquella gente;
pero en ese pueblito
¡hablan brasilero!
¡Cómo los separo!
¡Como inventariarlos,
si son todos negros,
con rulos grandotes,
con labios inmensos...
¿Cómo diferencio,
al catalogarlos,
a esos brasileños?
Ay Ay Ay Basta de fronteras
fronteras de mierda.
No las reconozco,
Nunca las acepte.
Si muere un chileno bajo los escombros,
¿Su dolor fue menos?
porque al otro lado,
no tembló mi cerro.
¡Basta de fronteras,
hagámosle todos,
un gran monumento,
pero hecho de mierda.

http://la-opinion-argentina.blogspot.com/