sábado, 27 de marzo de 2010

GAZA AMENAZA OTRA VEZ CON ARDER

LA NACION (ARGENTINA)
Nueva escalada de violencia en la Franja de Gaza

Dos soldados israelíes y dos milicianos de Hamas murieron a raíz de los enfrentamientos

En lo que constituye el peor enfrentamiento entre israelíes y palestinos desde la guerra de Gaza, en enero de 2009, dos soldados israelíes y dos milicianos de la organización islamista Hamas murieron ayer en la región.

Tras el choque, al menos cinco tanques de combate israelíes irrumpieron en un área del sur de Gaza próxima a la frontera con Israel, y pobladores de la zona expresaron su temor a que las tropas realicen operaciones de represalia por las bajas en sus filas.

La nueva escalada de violencia ocurrió horas después de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, volvió a descartar cualquier cambio de política en Jerusalén oriental, pese a la creciente presión de Estados Unidos para que dé marcha atrás con su polémico plan de construcción de viviendas en la zona.

Según relataron testigos a medios locales, los enfrentamientos se desataron cuando fuerzas israelíes situadas en la frontera que separa la Franja de Gaza del Estado de Israel abrieron fuego contra un grupo de milicianos palestinos que se acercó a la línea divisoria para detonar una bomba. El tiroteo se produjo "con terroristas que escondían explosivos a lo largo de la barrera de seguridad", informó un vocero del ejército israelí.

Se trató del primer incidente mortal en el que soldados israelíes son abatidos por milicianos desde la guerra de Gaza.

Las Brigadas Ezzedin al-Qassam, brazo armado de Hamas, que controla el territorio palestino, reivindicó el ataque en un comunicado, en el cual señaló que dos militares israelíes murieron cuando los combatientes se enfrentaron a tiros "con una unidad especial del ejército sionista que efectuaba una incursión en el sector de Jan Yunes".

Un vocero de Hamas afirmó que los milicianos que colocaban los explosivos estaban llevando a cabo una acción "defensiva", porque soldados israelíes habían cruzado unos 500 metros la frontera a la Franja de Gaza.

Tras el incidente, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, se declaró "extremadamente preocupada" por la violencia en la región . "Este tipo de acciones dañan los esfuerzos actuales por facilitar la reactivación del proceso de paz. Una reanudación urgente de las negociaciones sigue siendo crucial", afirmó Ashton.

Sin cambios sobre Jerusalén
La nueva ola de violencia se produjo en momentos en que Netanyahu descartaba todo cambio de política en Jerusalén oriental, al reunir ayer a su gabinete de seguridad para elaborar la respuesta de Israel a las crecientes presiones de Estados Unidos sobre la colonización.

La crisis entre Estados Unidos e Israel estalló hace dos semanas, cuando el gobierno israelí anunció un plan para construir 1600 nuevas viviendas en el sector palestino de la ciudad, justo cuando el vicepresidente norteamericano, Joe Biden, realizaba una visita al país para reanudar el proceso de paz.

También los palestinos insisten en que la construcción de asentamientos debe cesar por completo antes de la reanudación de los estancados diálogos de paz desde diciembre del 2008.

Israel ocupó Jerusalén oriental durante la Guerra de los Seis Días, en 1967, antes de una anexión que la comunidad internacional no ha reconocido. Los palestinos quieren que esa parte de la Ciudad Santa sea su futura capital.

La prensa israelí afirmó que el presidente norteamericano, Barack Obama, "humilló" a Netanyahu, en la reunión que mantuvieron esta semana en la Casa Blanca.

Al iniciarse la entrevista, Obama preguntó a Netanyahu qué gestos estaba dispuesto a hacer hacia los palestinos para convencerlos de que reanuden el diálogo de paz, informó el diario Yediot Aharonot.

El mandatario norteamericano no quedó satisfecho con las vagas respuestas e insistió en la necesidad de pasos concretos. Obama estaba molesto por el desaire a Biden y más aún cuando se enteró que que Israel había dado la luz verde horas antes a otras 20 viviendas en Jerusalén oriental.

Tras una hora y media de debate sin lograr acuerdos, Obama se levantó de la silla y dijo: "Me voy al ala residencial (de la Casa Blanca) a cenar con Michelle y las chicas".

"Estaré por aquí. Hazme saber si hay algo nuevo", espetó a Netanyahu, siempre según el relato del diario.