sábado, 27 de marzo de 2010

GRAVE IGLESIA CATÓLICA MUNDIAL: PAPA BENEDICTO 16 ACUSADO. PIDEN SU RENUNCIA

LA NACION (ARGENTINA)
Nuevas acusaciones señalan al Papa

Por segundo día consecutivo, el diario The New York Times (TNYT) disparó ayer munición gruesa contra Benedicto XVI, en el ojo de la tormenta por el escándalo de abusos sexuales de niños por parte de sacerdotes.

En un nuevo artículo que fue tajantemente desmentido por el Vaticano, el diario neoyorquino reflotó la noticia que ya había salido a la luz sobre el caso del padre Peter Hullerman, un sacerdote que cometió abusos en la diócesis de Munich en la época en que Ratzinger fue arzobispo.

TNYT acusó al Papa de haber estado al tanto de que Hullerman, que con su visto bueno había iniciado una terapia en los años 80 después de haber cometido abusos a niños en Essen, iba a regresar a sus tareas pastorales poco después de empezar un tratamiento psicológico. Hace unas semanas, la responsabilidad de la rehabilitación del sacerdote había sido atribuida al entonces vicario de Ratzinger, el reverendo Gerhard Gruber, que asumió toda su responsabilidad por el "grave error".

TNYT, sin embargo, aseguró que existe un memo que demuestra que el entonces arzobispo Ratzinger fue informado del traslado de Hullerman a otra parroquia, en la que volvió a cometer crímenes. "El memo, cuya existencia fue confirmada por dos fuentes eclesiásticas, demuestra que el futuro Papa no sólo presidió una reunión el 15 de enero de 1980, en la que aprobó el traslado del cura, sino que, además, fue informado de la nueva tarea que se le había asignado", escribió el diario.

Clima incandescente
TNYT aseguró que quien siguió el caso desde el inicio, el reverendo Friedrich Fahr, "siempre quedó en contacto personalmente" con Ratzinger. Otro prelado, el reverendo Lorenz Wolf, vicario de la arquidiócesis de Munich, sostuvo que se trataba de "una nota de rutina" que, probablemente, el Papa nunca llegó a estar en su escritorio, pero no excluyó que pudo haberla leído.

La nueva nota de TNYT llegó justo cuando salieron a la luz nuevos casos de abusos en Alemania y al día siguiente de que el diario denunciara al Papa y a su brazo derecho, el cardenal Tarcisio Bertone, de haber protegido al padre Lawrence Murphy, un sacerdote norteamericano que abusó de casi 200 niños sordos.

En medio de un clima incandescente, al punto de que en su edición on line Der Spiegel se preguntó: "¿Por qué el Papa sigue en su cargo?", el Vaticano desmintió por segunda vez cualquier responsabilidad de Ratzinger. "El artículo de TNYT no contiene ninguna nueva información", indicó el vocero, padre Federico Lombardi, que reiteró: "El arzobispado de Munich confirma que el entonces arzobispo nunca se enteró de la decisión de reintegrar al sacerdote H. y rechaza cualquier otra versión como mera especulación".