jueves, 25 de marzo de 2010

SE DESMORONA LA CREDIBILIDAD DE LA IGLESIA CATÓLICA A NIVEL MUNDIAL. PAPA BENEDICTO 16 HABRÍA ENCUBIERTO ABUSOS

LA GACETA (ARGENTINA)
Acusan al Vaticano de encubrir abusos sexuales a 200 niños sordos
Desde la Santa Sede afirman que la prensa busca difamar al Papa. Víctimas protestan cerca de la Plaza de San Pedro

Un estadounidense que afirma haber sido víctima de un sacerdote acusado de abusar sexualmente de 200 niños sordos, señaló que el Papa Benedicto XVI, que en ese entonces era cardenal, estaba al tanto de los últimos escándalos.

"El Papa estaba al tanto de esto. Deberían señalarlo como responsable", afirmó Arthur Buzinski en una rueda de prensa en St Francis en el estado de Wisconsin (norte).

El diario New York Times reveló que autoridades del Vaticano, incluyendo a Joseph Ratzinger, no actuaron pese a que estaban informadas de que el sacerdote Lawrence Murphy abusaba de niños sordos.

Murphy reconoció que abusó de unos 200 niños sordos de la escuela St John’s para sordos en Wisconsin, entre 1950 y 1974.

Budzinski, que era alumno de la institución, contó que Murphy entraba a los dormitorios de los niños por la noche y los llevaba a un baño para abusar de ellos.

Años más tarde pudo informar al arzobispo de Milwaukee, William Cousins y a otras autoridades sobre los hechos ocurridos en 1974, pero Cousins le respondió con gritos, lo que provocó que saliera de la reunión llorando, detalló a la cadena británica BBC.

El New York Times informó que, en los ’90, el entonces cardenal de Milwaukee Rembert Weakland y otro obispo de Wisconsin escribieron al cardenal Raztinger, porque era él quien dirigía la Congregación para la Doctrina de la Fe, que decide sobre expulsiones y canonizaciones.

Ocho meses más tarde, el segundo a cargo de esa oficina y actual secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, ordenó a los obispos de Wisconsin que se haga un juicio canónico secreto contra Murphy.

Sin embargo, añade el diario, Bertone frenó el proceso después de que Murphy le escribió personalmente a Ratzinger pidiendo que no se lo enjuicie porque estaba arrepentido y su salud era débil.

"Solamente quiero vivir el tiempo que me queda en la dignidad del sacerdocio", afirmó Murphy en la misiva.

Según los documentos, tres arzobispos de Wisconsin sabían que Murphy abusaba de menores pero ninguno de ellos lo denunció a la policía.

En vez de ser castigado, Murphy fue trasladado en 1974 a otra diócesis en el norte del estado, donde trabajó 24 años con niños en parroquias, escuelas y centros de detención juveniles, según figura en la querella.

Falleció en 1998 todavía siendo sacerdote y fue enterrado vestido con su sotana.

"Intento innoble"
La reacción de la Iglesia fue inmediata. En su editorial, el periódico del Vaticano atacó al diario estadounidense y dijo que se trata de "intento innoble" por difamar al Papa Benedicto XVI a cualquier costo.

El artículo salió a la calle el mismo día en que víctimas de abusos protestaron cerca de la Plaza de San Pedro para exigirle al Papa que abra los archivos sobre clérigos pedófilos y que aparte del sacerdocio a "curas depredadores".

"La tendencia que prevalece en los medios es ignorar los hechos y estirar las interpretaciones con el fin de difundir la imagen de la Iglesia Católica como la única responsable de los abusos sexuales, algo que no corresponde a la realidad", señaló el periódico Vaticano.

El Vaticano dijo anteriormente que el sacerdote no fue disciplinado debido a que las leyes eclesiásticas no requieren castigos inmediatos.

El reporte ocurre en medio de crecientes acusaciones de abuso sexual de sacerdotes en Europa y presión en Irlanda para que los obispos católicos en ese país dimitan por no reportar los casos a las autoridades civiles.

El escándalo de supuestos encubrimientos se volvió peligrosamente cercano al mismísimo Papa, con víctimas que exigen saber cómo manejó los casos antes de su elección como máximo líder de la Iglesia en el 2005. (AFP-NA-Reuter)