viernes, 26 de marzo de 2010

SE LICÚA CREDIBILIDAD DE LA IGLESIA CATÓLICA MUNDIAL POR GRAVES ABUSOS DE SUS LÍDERES Y FUNDADORES

EL DEBER (BOLIVIA)
Los Legionarios de Cristo reconocen los abusos sexuales de su fundador
Los Legionarios de Cristo reconocieron hoy que su fundador, el mexicano Marcial Maciel, abusó sexualmente de seminaristas, tuvo una hija con una mujer y otros dos con otra, por lo que han pedido perdón a "todos los que han sido perjudicados, heridos o escandalizados por su reprobable actuación".

En un comunicado, los Legionarios de Cristo aseguran que "habíamos pensado y esperado que las acusaciones presentadas contra nuestro fundador fueran falsas o infundadas", pero no ha sido así por lo que "no podemos mirar a su persona como modelo de vida cristiana o sacerdotal".

"Estamos profundamente consternados y tenemos que reconocer que son ciertas las acusaciones contra el Padre Maciel, entre las que se incluían abusos sexuales a seminaristas menores", manifestaron en el comunicado, hecho público diez días después de que concluyera la inspección ordenada por el Papa a esta congregación.

En un duro comunicado, en el que ya no le llaman simple "Padre", los legionarios reconocen que el sacerdote mexicano, nacido en 1920 y fallecido en 2008) tuvo una hija "de una relación estable y prolongada" con una mujer, "y otros graves comportamientos", que no citan.
También señalan que otras dos personas afirman que son hijos del sacerdote y agregan: "condenamos estos actos contrarios al deber cristiano, religioso y sacerdotal de la vida del Padre Maciel y afirmamos que no corresponden a lo que nos esforzamos con vivir en la Legión y el Regnum Christi (los legionarios laicos)".

"Expresamos una vez más nuestro dolor y pesar a todas y cada una de las personas que han sido dañadas por las acciones de nuestro fundador", dice el comunicado, en el que también piden "perdón" a todas aquellas personas que le acusaron en el pasado "y no fueron creídas o no se supo escuchar porque en aquel momento no podíamos imaginar esos comportamientos".

Los Legionarios aseguran que tienen que expiar las faltas y el escándalo causado por Maciel y piden a sus miembros intensificar los rezos.
"Aceptamos con dolor que ante la gravedad de sus falta, no podemos mirar a su persona como modelo de vida cristiana o sacerdotal", afirmaron en la nota.

Los legionarios se comprometen a "ofrecer seguridad" a los menores en sus instituciones.