martes, 13 de abril de 2010

ARGENTINA: OTROS DOS REPRESORES CONDENADOS EN SALTA A 20 AÑOS DE CÁRCEL

TELAM (ARGENTINA)
Salta: dos represores fueron condenados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura

El Tribunal Oral Federal de Salta condenó hoy a los militares retirados Carlos Alberto Arias y Luis Angel Gastón Zírpolo a 20 años de prisión en el primer juicio por crímenes de lesa humanidad que se desarrolló en Salta, por el secuestro y la desaparición del escribano Aldo Melitón Bustos, secuestrado el 2 de febrero de 1978 en la ciudad de Tartagal.

"Este es un triunfo para las organizaciones de derechos humanos, la familia de Bustos y la sociedad, porque no van a quedar impunes los crímenes de lesa humanidad en Salta", dijo a Télam la abogada querellante Tania Kiríaco, tras lo que agregó que "se trata de un fallo importante que crea un precedente".

La condena de 20 años de prisión a Arias y Zírpolo fue dada a conocer hoy en la sala de audiencia de los tribunales federales salteños, mientras en la puerta se manifestaban grupos de izquierda y miembros de organizaciones de derechos humanos que festejaron la decisión de los jueces.

Se trata del primer juicio que por crímenes de lesa humanidad se desarrolla en Salta, por el secuestro y desaparición del escribano Aldo Melitón Bustos, ocurrido el 2 de febrero de 1978, cuando un grupo comando lo retiró por la fuerza del interior de su casa, en Tartagal, a 365 kilómetros al norte de Salta Capital.

El secuestro del escribano, que además era un profesor reconocido y que tenía su matrícula suspendida por razones ideológicas, se registró ante la presencia de su hijo Raúl, que en ese momento tenía 16 años, por lo que se constituyó en un testigo fundamental durante las audiencias.

Los militares retirados Zírpolo y Arias llegaron al juicio acusados del delito de "privación ilegítima de la libertad, agravada por el empleo de violencia y por su duración, en concurso real con el delito de homicidio doblemente calificado en grado de partícipe primario".

El tribunal, encabezado por Roberto Frías e integrado por Jorge Luis Villada y Marta Liliana Snopek, los encontró a los dos ex militares culpables de los delitos de "homicidio simple y privación ilegítima de la libertad".

Kiríaco detalló que con la sentencia dada a conocer hoy "se condena por primera vez en Salta a represores de la última dictadura militar", al tiempo que recordó que la querella que integra pretendía "condena de prisión perpetua y cárcel común y efectiva".

No obstante, señaló que los jueces decidieron condenar a los dos imputados a "20 años, y todavía no conocemos los fundamentos de esa decisión", tras lo que puntualizó que "el tribunal no ha dejado impune el secuestro y la desaparición del escribano Aldo Melitón Bustos".

Kiríaco y el abogado David Leiva, que integraron la parte querellante del juicio, pidieron condena de reclusión perpetua y cárcel común y efectiva para los dos imputados al momento de exponer sus alegatos.

De la misma manera, el fiscal Eduardo Villalba solicitó condena de cadena perpetua para Zírpolo y Arias, a quienes consideró de "autor mediato" y "autor material" respectivamente, en un emotivo alegato.

Por su parte, el defensor oficial de Arias, Federico Petrina, pidió la absolución de su defendido, pero luego solicitó al tribunal que si lo condenaba sea por la figura de privación ilegítima de la libertad, y pidió la aplicación de una pena equivalente a los cuatro años que lleva de prisión preventiva.

En tanto, Pablo Tobío pidió ayer la absolución de su defendido Zírpolo, que era el jefe del Regimiento Monte 28 del Ejército en Tartagal al momento de ocurridos los hechos El juicio comenzó a fines de noviembre, y a casi cinco meses y tras el paso de medio centenar de testigos, entre los que se destacaron el ex gobernador de Salta, Roberto Augusto Ulloa y su secretario de Gobierno, Jorge Oscar Folloni, hoy llegó a su fin, con la condena de los dos imputados.

Durante su testimonio, en las primeras audiencias de este proceso oral y público, el hijo de Bustos reconoció a Arias como autor del secuestro.

En declaraciones radiales, la hija del escribano, Sonia Bustos, manifestó su satisfacción por la condena y destacó que se trata de un fallo a favor de "la memoria, la verdad y la justicia" en el país.

En tanto, Leiva declaró que si bien los represores no fueron condenados a cadena perpetua, como lo pretendían la querella y el fiscal, el dictamen del tribunal los deja conformes ya que "no solo se confirmó el secuestro del escribano, sino también que lo mataron".

El tribunal determinó además que los dos condenados continuarán con las condiciones de detención que venían cumpliendo hasta el comienzo del juicio, con lo que Zírpolo, que hoy tiene 72 años, seguirá con prisión domiciliaria en Tucumán, mientras que Arias, de 60 años, persistirá con la prisión efectiva en un penal de Buenos Aires.