viernes, 16 de abril de 2010

BOLIVIA URGENTE: OLIGARQUÍA CRUCEÑA CONTRA LAS CUERDAS. LUIS NUÑEZ PERTENECE A SECTA FACISTA TOBOROCHI

LA RAZÓN (BOLIVIA)
La investigación golpea a la élite de Santa Cruz

Las logias habrían sido las principales financiadoras del grupo de Rózsa

La flor y nata de la sociedad cruceña se agrupó por años en dos influyentes logias (Los Caballeros del Oriente y los Toborochi) que se distribuyeron el control de las principales instituciones departamentales.

Estos grupos parecían inexpugnables, hasta que avanzó la investigación sobre terrorismo y determinó que ambos financiaron el proyecto secesionista de Eduardo Rózsa, según informó el fiscal que investiga el caso, Marcelo Soza.

Esta semana, un operativo encabezado justamente por Soza allanó la casa de Ronald Castedo, ex presidente de la Cooperativa de Teléfonos Automáticos de Santa Cruz (Cotas) y mallete (presidente) de la logia Los Caballeros del Oriente.

Tras el operativo, informó que “este grupo (el de Rózsa) estaba manejado por las dos logias de Santa Cruz, que son Toborochi y Los Caballeros del Oriente, y el señor (Luis) Núñez (actual presidente del Comité pro Santa Cruz) es de los Toborochi, razón por la cual muestra tanto interés en tratar de desprestigiar esta investigación”.

De acuerdo con las investigaciones, la cúpula de Los Caballeros del Oriente estaría conformada por Castedo, además de Rubén Costas, el pretendido prefecto electo de Santa Cruz, y otros personajes influyentes como Mauricio Roca, presidente de la CAO, y Eduardo Paz, presidente de la Cainco y la Fexpo.

En la cúpula intermedia se encontrarían Enrique Vaca Pedraza, Luis Orlando Justiniano, Alejandro Melgar y Luis Hurtado Vaca.

En el caso de los Toborochi, uno de sus miembros sería el actual presidente del Comité Cívico, Luis Núñez, según aseveró Soza.

También formarían parte de este grupo Lorgio Balcázar, miembro de la Fundación Amerida; el abogado Alejandro Brown y Hugo Achá, abogado y socio de Alejandro Melgar, presidente de Human Rights y activista político independiente, todos ellos con paradero desconocido.

Además de las logias, el grupo denominado La Torre, también conformado por empresarios y políticos de la élite cruceña, habría financiado las actividades de Rózsa en Bolivia. El ex hombre de confianza del cívico Branko Marinkovic, Juan Kudelka, dijo que éste le pidió en alguna oportunidad que lleve dinero para entregarlo al grupo La Torre.

“Efectivamente, yo llevé dinero de Branko Marinkovic a La Torre, posteriormente Luis Orlando Justiniano me pidió que yo llevase dinero a un señor Germán (Eduardo Rózsa)”, declaró ante la Fiscalía.

Entidad sin identidad
Además de Los Caballeros del Oriente y los Toborochi de Santa Cruz, diversas fuentes, entre ellas el periodista Ronald Méndez, aseguran la existencia de la logia TAU (Todos Andinos Unidos), integrada por empresarios y políticos de La Paz y que, según el escritor Emilio Martínez, en algún momento habría logrado un acercamiento al oficialista MAS.

Panorama claro sobre financiadores
El viceministro de Gobierno, Gustavo Torrico, afirmó que la investigación sobre la célula terrorista avanzó y dio pie para dar con los financiadores.

“Ahora tenemos un panorama más claro sobre los financiadores, de los grupos, de las células; se tiene una cosa más clara, esto es lo que se ha avanzado”, aseguró en una evaluación de la pesquisa para esclarecer este caso.

A su juicio, no corresponde hablar de plazos o tiempos. “Es una cuestión seria, que puede detenerse o acelerarse, dependiendo de cuál sea la fuente de donde se esté obteniendo la información”, explicó la autoridad.

Recordó que tras la desarticulación del grupo terrorista, las investigaciones tuvieron varias etapas en el tiempo.

“A partir de las declaraciones de la gente que fue convocada, se fue acelerando”, sostuvo.

“Lo cierto es que la investigación avanza, va a continuar”, insistió el viceministro.

El 16 de abril del 2009, un grupo de élite de la Policía intervino el hotel Las Américas y desarticuló la organización que comandó el mercenario Eduardo Rózsa.