domingo, 25 de abril de 2010

COLOMBIA URGENTE: SE CAE CANDIDATURA DE SANTOS, EL DELFÍN DE URIBE. EL PARTIDO VERDE DE MOCKUS ESTÁ ARRASANDO

CLARÍN (ARGENTINA)
Mockus y su tsunami verde
Por: Gustavo Sierra

Juan Manuel Santos, el ex poderoso ministro de Defensa colombiano y sucesor de Álvaro Uribe, era número puesto. Nadie dudaba de que iba a ganar las presidenciales del próximo mes. Hasta que reapareció Antanas Mockus, el matemático, filósofo y ex alcalde de Bogotá, de origen lituano con su "tsunami verde". Las encuestas dicen que hay prácticamente empate técnico entre Santos y Mockus y que deberán ir a una segunda vuelta. Y ahí, también el triunfo sería del candidato del recientemente formado Partido Verde.

Mockus (58), se destacó como rector de la Universidad Nacional de Colombia, donde impuso una gestión limpia y desestructurada. Cuando un grupo de estudiantes le quiso arruinar una de sus conferencias se bajó los pantalones y les mostró el trasero. En 1995 llegó a la alcaldía de Bogotá y estuvo hasta el 99, para regresar entre el 2001 y el 04. Allí también tuvo iniciativas novedosas. Contrató a cientos de mimos que se paraban en las principales esquinas para enseñar a la gente cómo cruzar correctamente. También repartió cientos de miles de tarjetas rojas y amarillas para que los bogotanos las sacaran a sus conciudadanos que cometían alguna infracción.

El 9 de abril, cuando su candidatura recién despegaba, le diagnosticaron un leve Mal de Parkinson. Mockus sabía que podía ser el fin de todo pero lo hizo público y logró que los otros candidatos lo respetaran y no usaran ese elemento en la campaña. En una pared de Bogotá apareció una pintada que sólo la fabulosa imaginación popular puede generar: Si Mockus tiene Parkinson ¿por qué los que tiemblan son los demás candidatos?

Mockus representa a una sociedad cansada del uribismo y el neoliberalismo. Son los que buscan un cambio con un candidato "diferente". Y el hijo de lituanos no los defrauda. Esta semana anunció que va a reestablecer relaciones con Venezuela y que los problemas del país no había que buscarlos afuera sino en los 40 años de guerrilla y narcotráfico. Prometió seguir la lucha hasta aplastar a las FARC y los carteles de la droga. Su candidatura creció un 12% en 15 días. Ahora habrá que ver si se trata de una rebeldía popular pasajera o si el tsunami verde se instala para gobernar en el Palacio de Nariño.