domingo, 18 de abril de 2010

NOGÜET Y QAD'TA'Á. del Libro "HISTORIA SAGRADA DEL PUEBLO QOM EN EL PAÍS CHAQUEÑO" de Flavio Dalostto

Nogüét y Qad’ta’á.

El Nogüét es la energía primordial del Universo. Es una Fuerza Inteligente e Intuitiva que lo atraviesa Todo y conecta todas las cosas y los seres; porque Todo es Uno, y nada está desconectado. El Nogüét es una Fuerza en Equilibrio y Equilibrante, su esencia es el Amor, Amor que se manifiesta en todas su formas, para que lo descubran nuestros imperfectos sentidos y percepciones. Es lo que hace que un Electrón gire alrededor del núcleo atómico, o lo que permitió que desde hace millones de años, bacterias simbiontes se asociaran para formar nuestras células, o lo que hace que los planetas giren en torno a las estrellas, y éstas en torno de otras mayores. Es lo que hace que no nos caigamos de la Tierra, o que la lluvia vuelva a ella. Es lo que nos abraza a todos y le da sentido a nuestra existencia; porque todas las cosas son por el Nogüét y sin Él son nada. El Nogüét es nuestra Casa y lo que enciende la chispa de Vida en cada corazón latiente. El Nogüét es el corazón de la Amistad, del Enamoramiento, de la Fraternidad, del Amor Filial, del Cariño, del cuidado de lo que se ama, el Motor de los actos más grandes de heroísmo y generosidad. El Nogüét es una Fuerza Amorosa que nos envuelve y protege. Siempre estamos en Nogüét y Él siempre está en nosotros; porque sin Él somos Nada. Nunca podemos alejarnos de Él, excepto en nuestra imaginación; porque sin Él no somos. El Nogüét, en su infinita generosidad, permite que tengamos alguna pista imperfecta sobre su condición, a través del estudio de sus cualidades en nosotros, en nuestra mismidad. A veces somos buenos, y eso es una palidísima idea de la Bondad del Nogüét en nosotros. O generosos, o piadosos, o solidarios, y sin embargo, esas percepciones no alcanzan ni a imaginar una uña del Nogüét; más el Amor de Éste, inmerecido por nosotros, permite que nos hagamos imperfectas ideas de su Perfección.

Qad’ta’á o Cotá, llamaron nuestros abuelos aborígenes del Gran Chaco, a la personificación del Nogüét, la divina personalidad que el Nogüét emulsiona desde sí mismo, para que lo reconozcamos y nos comuniquemos con Él, con mayor facilidad, desde nuestros imperfectos sentidos. Es la Traducción del Nogüét a nuestro Universo, y nuestro amigo. Su condición es tal que puede estar ayudando a unas hormigas a construir su hormiguero, o doblando el brazo espiral de una Galaxia nueva. Para Qad’ta’á Todo es importante, tu lágrima y el desbaratamiento de un Sistema Solar; porque Todas las cosas son en Él, y sin Él hay Nada. Qad’ta’á mora en la Ciudad del Cielo, pero como es Nogüét, está conectado a todos nuestros corazones vivientes. Si Él se desconectara de nosotros, dejaríamos de Ser. Qad’ta’á es una manifestación personalizada del Nogüét, su Avatar máximo, para intervenir en Nuestro Mundo.

A su vez, Qad’ta’á también emulsiona en múltiples y diferentes formas, para desenvolverse en nuestro diversificado Mundo y para que lo entendamos mejor. De esta manera, Él se manifiesta en diferentes nogüetpí o energías gobernantes para restablecer los equilibrios, y de esta manera hay Dueños y Dueñas de los animales, de los paisajes, de los sentimientos, de los Muertos y de toda Cosa y de cada Ser.

Hace miles de años, en una época de violencia humana, Qad’ta’á llamó a un sacerdote del país de Qm, para hacer un largo viaje hacia una Tierra Nueva. Ese sacerdote se llamaba Ptá-Atón, y fue rebautizado por Dios como “Patagón”. Patagón tuvo un hijo de nombre Qom, y en su Tiempo fueron hombres justos y fieles a Dios. Ambos son los Padres de todas las etnias indígenas americanas, chaqueñas y de otras regiones del Mundo. Qad’ta’á hizo un Pacto con ellos, de que si eran leales a Él, sus descendientes serían establecidos en una Tierra Nueva, sin estrenar, que no tendría mancha de sangre por la guerra ni lágrima salina por la tristeza. Este Libro trata de ese Pacto y de esa Promesa.

¡Y a Qad’ta’á toda la Alabanza!, porque Él hace lo que quiere.

Flavio Dalostto