viernes, 2 de abril de 2010

SE FORTALECE ALIANZA MILITAR RUSO-VENEZOLANA

CLARÍN (ARGENTINA)
Rusia y Venezuela avanzan en una alianza energético-militar
El premier Putin fue a Caracas y firmó varios acuerdos con el presidente Chávez. Se sumó Evo Morales. Petróleo en la Faja del Orinoco y ventas de armas, centro de la agenda. Hubo burlas desde EE.UU. por un tratado espacial firmado ayer.

Una visita con olor a petróleo y material militar hizo ayer a Caracas el primer ministro ruso Vladimir Putin, quien junto al presidente venezolano Hugo Chávez firmó varios acuerdos de cooperación. De la cita participó luego el presidente de Bolivia, Evo Morales, cuyo país también afianzó lazos comerciales con Rusia.

Chávez recibió con honores al visitante en el palacio de gobierno, donde se desplegó una tropa de soldados en los actos protocolares. El gobernante y Putin suscribieron convenios de defensa, industria espacial, energía y agricultura.

Ambos países producen y tienen en conjunto en sus napas un nada despreciable 15% del petróleo mundial, y Venezuela lideraría en reservas, aún más que Arabia Saudita, cuando certifique yacimientos de la Faja del Orinoco, aunque es un crudo de menor calidad que el de Medio Oriente.

PDVSA de Venezuela y Gazprom, Lukoil, Rosneft, TNK-BP y Surgutneftgaz acordaron una empresa mixta para producir y mejorar el crudo de la Faja. Allí, la firma estatal venezolana tendrá 60% de las acciones y Rusia 40%. La idea es construir la infraestructura para producir 450 mil barriles diarios de crudo pesado en el llamado Bloque Junin 6, al Este del país, en 5 años e invirtiendo 30.000 millones de dólares. También, convertir el crudo pesado en otro sintético de mejor calidad.

PDVSA tiene acuerdos con diversas empresas extranjeras allí, tanto europeas como asiáticas y latinoamericanas, como Enarsa de Argentina o Petrobras de Brasil.

Y en armas, Rusia se ha convertido en el principal proveedor para toda la región desde 2009 gracias a convenios con distintos países, lo que desplazó al tradicional país de suministro, Estados Unidos.

Desde Washington se burlaron de la visita de Putin y de Venezuela. El vocero del Departamento de Estado, Philip Crowley, dijo que el país sudamericano debería ocuparse de asuntos terrestres y no "extraterrestres", por ejemplo de sus "cortes de energía eléctrica" y no del acuerdo espacial firmado ayer en Caracas. Venezuela ya lanzó un satélite con ayuda de China y ahora busca un acuerdo en ese campo con Rusia.

La visita de Putin, primera a Venezuela, fue calificada de "histórica" en Caracas. El ruso estuvo en el buque escuela Kruzenshtern, recibió una réplica de la espada del Libertador Simón Bolívar, las llaves y la condición de "huésped ilustre" de Caracas, realizó una ofrenda en el Panteón nacional y estuvo varias horas en el Palacio de Miraflores.

Los nuevos acuerdos buscan afianzar los proyectos ya emprendidos por Caracas y Moscú en los años anteriores. Según Chávez , se seguirá ampliando "el factor seguridad y defensa" con los nuevos acuerdos.

"Revisaremos cómo van los proyectos para seguir incrementando la capacidad de defensa de Venezuela", indicó, para agregar que también revisará el uso de la energía nuclear con asesoría rusa, "no para la bomba atómica, sino para desarrollar energía atómica nuclear con fines pacíficos y prepararnos para la era postpetrolera".

Moscú tiene abierta para Caracas una línea de créditos por 2.200 millones de dólares para la compra de equipos militares. También busca venderle una flota de 2.500 vehículos y camiones.

Ayer se firmaron ocho nuevos convenios preparados en la VII reunión intergubernamental bilateral, que sesionó desde el miércoles en Caracas y en la que estuvo el viceprimer ministro ruso Igor Sechin y una amplia delegación de funcionarios y empresarios.

Chávez visitó Rusia siete veces y concretó una serie de acuerdos en materia energética, militar y de intercambio comercial. Ayer el gobierno local dijo que la visita de Putin ampliará la cooperación, a fin de que Venezuela tenga nuevos mecanismos para su defensa, a la cual ya incorporó aviones caza Sukoi y helicópteros rusos. Más allá de las críticas norteamericanas, el líder bolivariano expresó que estos acuerdos son un "impulso en la forja de un nuevo mundo multipolar".

El boliviano Morales llegó luego y gestionó un préstamo de 100 millones de dólares para renovar el arsenal militar de Bolivia y comprar helicópteros de defensa civil y combate a la droga. El monopolio ruso de venta de armas Rosoboronexport y el vicepresidente boliviano Alvaro García Linera informaron que negocian la venta de helicópteros militares Mi-17V-5.

Ante denuncias de "carrera armamentista", Evo aclaró que los créditos de Rusia serán para servir al pueblo boliviano, defender la unidad del país y sus recursos naturales y no para agredir a nadie.

Informe desde La Paz: Pablo Stefanoni