domingo, 23 de mayo de 2010

BOLIVIA: ACUERDO ENTRE GOBIERNO Y MAESTROS QUE LOGRAN AUMENTO DEL 8%, POR ENCIMA DEL 5% OFRECIDO INICIALMENTE POR EVO

FM BOLIVIA
Federico Pinaya: Maestros suspenden paro indefinido, aceptan nivelación y 5% de incremento salarial
La Confederación de Maestros Urbanos de Bolivia suspendió el paro indefinido de labores escolares que mantenía hace una semana, tras alcanzar el domingo un acuerdo con el Ministerio de Educación, que conlleva una compensación, por vía de la "nivelación salarial de 3%", confirmó a la ABI el dirigente Federico Pinaya.

La compensación se canaliza "por la vía de la nivelación salarial, que empieza con las provincias a partir del mes de julio; hay un aumento para el maestro, pero no en el aumento porcentual del salario, sino por la vía de la nivelación y, por esa vía, es casi de alrededor del 3%. Obviamente, sumando, en términos de lo maestro recibe, va a recibir un incremento del 8%", explicó Pinaya.

El ejecutivo de la Confederación Nacional de Maestros Urbanos de Bolivia dejó establecido que el gobierno de Evo Morales ratificó el 5% de suba de los sueldos.

"El Gobierno no va a ceder ni un céntimo respecto más respecto a ese 5% (de incremento salarial propuesto). Entendiendo esto, la Confederación plantea a los maestros otra posibilidad que tenga incidencia económica pero no va por la vía de la pelea por el aumento salarial, sino por la nivelación salarial", machacó.

Los acuerdos fueron planteados en un acta de entendimiento homologada por la Confederación y el Ministerio de Educación.

A su turno, el ministro de Educación, Roberto Aguilar, insistió en que el acuerdo no altera el 5% de incremento salarial planteado en base de sus metas macroeconómicas.

Ratificó también los descuentos por los días no trabajados.

A su vez, Pinaya insistió en el acuerdo redunda en las reivindicaciones de los maestros por mejores retribuciones.

"Estamos seguros de haber cumplido con nuestro compromiso al momento de iniciar esta lucha y creemos que hemos logrado un aumento que va a incidir en la nivelación con el sector rural a partir de julio, desde las provincias y paulatinamente para el resto del magisterio nacional, por lo que se suspende la huelga a partir del día lunes", indicó a los periodistas.

La nivelación salarial se refleja en la nómina de los maestros rurales, "porque resulta que los maestros ganan entre 20 y 40% más que los urbanos", explicó.

Dijo que la mayor parte de las afiliadas a la Confederación aceptó el acuerdo del domingo, "excepto los 'troskos', por supuesto".

"La mayoría del Magisterio está con eso (por el acuerdo con el Ministerio de Educación), mientras los trotkystas seguían manteniendo la pelea por la canasta familiar", agregó.

Empero, la Federación de Maestros de La Paz, la más combativa liderada por los profesores Vilma Plata y José Luis Alvarez, de orientación trotkysta, no participó en el acuerdo.

Este gremio, que galvanizó una semana de protestas en las calles, principalmente de La Paz, en cerrada oposición al aumento salarial de 5%, inicialmente ordenado para el sector por el Gobierno, demanda entre 12y y 15% de suba de sueldos, entre otras bonificaciones.

Tras el preacuerdo del viernes con el Gobierno, la Federación de La Paz desconoció a su organización nacional matriz, presuntamente por su afinidad con el Ejecutivo.

"A mí, doña Vilma Plata, en su línea política, me tiene sin cuidado Quiere movilizar y tomar el pelo a 2000 maestros Nosotros obedecemos al magisterio nacional", enfatizó Pinaya.

El acuerdo fue firmado en la Casa Social del Maestro, en el centro de La Paz, donde los representantes de los profesores bolivianos debatieron entre sábado y parte del domingo un pre acuerdo alcanzado por las partes el viernes.

El vicepresidente Alvaro García Linera denunció, de forma tácita, a Plata, Alvarez y al colega y correligionario de ambos, Gonzalo Soruco, de interpretar, en su arremetida contra el gobierno progresista de Morales, intereses de la ultraderecha boliviana.

Los tildó de "contrarrevolucionario".

Pinaya señaló que la determinación de aceptar el planteamiento del gobierno fue asumida, en una votación abierta, por 15 de las 31 federaciones regionales y provinciales de maestros que asistieron al ampliado de fin de semana.

El nuevo acuerdo no fue sancionado por otras 7 federaciones que pidieron bajar la consulta a sus bases.

Por tanto la suspensión de la medida de fuerza fue votada por mayoría, destacó Pinaya.

"Las federaciones de La Paz, Oruro, Uncía y Potosí, que estaban en contra de la determinación, no vieron que estábamos en la posibilidad de agudizar las protestas porque al momento de declarar la huelga, hemos definido claramente los objetivos que hemos logrado con el diálogo, pero no al nivel que hubiéramos querido", insistió Pinaya.

El dirigente de los profesores dijo que, pese al acuerdo, "no se aceptará el descuento salarial" por los días no trabajados, tal como dispuso el Gobierno.

Menos, la reformulación del calendario escolar sino, tal vez, la reposición de las horas no trabajadas.

La Confederación de Maestros y el gobierno de Morales acordaron, asimismo, la conformación de comisiones mixtas para tratar el tema de la nivelación de 88 horas para el nivel primario y, de otra parte la reforma a la Ley de Pensiones, que establece en 58 años la edad mínima para la jubilación y en 56 para trabajadores mineros en los interiores de los socavones.

El entendimiento conlleva, asimismo, el acúmulo de horas trabajadas como así un potenciamiento de la educación alternativa.

"El primer punto refiere a la carga horaria para el nivel de primaria que está referida a que las 88 que hemos conseguido hace dos años, pero había un grupo de maestros que todavía no tenía ese beneficio, por tanto van a empezar a recibir las 88 horas desde l mes de junio. (Lo propio) acúmulos y la necesidad educativa que tenemos en la frontera para que ellos (los profesores que trabajan en esas plazas) puedan acumular más de 120 horas, lo que está solucionado porque había una normativa que limitaba eso", detalló el dirigente nacional del magisterio, Jorge Balvivieso.

La Confederación de Maestros Urbanos de Bolivia mantuvo por espacio de una semana un paro indefinido, que implicó la movilización de maestros en las calles de La Paz.