domingo, 16 de mayo de 2010

BOLIVIA: EL MINISTRO DE EDUCACIÓN ROBERTO AGUILAR GÓMEZ, ¿DEBE CONTINUAR AL FRENTE DE LA CARTERA?

por Flavio Dalostto

Después de la arremetida de los sectores sindicales de ultraizquierda contra el gobierno de Evo Morales, declarando una huelga por tiempo indeterminado; la inmensa mayoría de los obreros bolivianos respondió no plegándose a esa medida de fuerza extrema. Como resultado, la dirigencia de la central obrera boliviana (COB) quedó desprestigiada ante la sociedad y mostró una escasa representatividad de sus bases.

Nadie puede prohibir las manifestaciones de los sectores sociales para exigir mejoras o reivindicaciones, porque así lo determina la democracia y la Constitución; pero el gobierno no puede tolerar expresiones que pongan en peligro la vida de las personas. El tema de los "cachorros de dinamita" arrojados dentro de una escuela, contra maestros disconformes con el gobierno, debe ser sancionado con dureza. La ley debe igualarnos a todos. Arrojar esos explosivos a maestros o a quien sea, debe ser sancionado con todo el peso de la Ley. Es un hecho 100% criminal, venga de quien venga.

No dar clases a los alumnos utilizando el legítimo derecho a la huelga, no matará ni mutilará a nadie. Nadie será asesinado, a excepción de un muñeco quemado representando al Ministerio de Educación. Es parte del irónico folklore sindical. Arrojar cachorros de dinamita, podrá ser parte del folklore minero, pero es una barbaridad. Bloquear una ruta o realizar un cerco (Evo ha sido el gran maestro en esto) no puede matar a nadie, si se permite el paso de ambulancias o urgencias o no pone en peligro el paso de elementos vitales. Los cachorros de dinamita sí. Esto es un hecho criminal indudable. El estado no puede ser impasible ante ésto. El gobierno del MAS debe tratar a todas las manifestaciones con la misma medida y sancionar cuando las expresiones se transforman en violentas, sin importar si esas expresiones son de adversarios, aliados o semi-aliados del gobierno. De esta manera, la Ley estará por encima de todos, incluso del gobierno, fortaleciendo el proceso de Cambio y prestigiándolo. Así debe ser, porque como dirían los Yem-Ad-Dar de "Viaje a las Estrellas": "ese es el orden de las cosas".

Arrojar cachorros de dinamita, como bloquear una ambulancia, como destruir oficinas públicas, como volar un gasoducto, como ametrallar a campesinos cruzando un puente, son hechos criminales, ponen en peligro la Vida o la destruyen, y esto no se puede permitir, si Bolivia quiere dar el ejemplo de guia moral del proceso de Salvación Planetaria que Evo ha manifestado querer encabezar. El gobierno no puede tolerar los extremos de un grupo contra otro, simplemente, por que de repente, ese grupo violento, llegó a un acuerdo con el gobierno.

Hay que exigir al gobierno de Evo y del MAS, hay que hacer todas las marchas y manifestaciones que se quieran, porque hay que luchar por más y mejores formas de vida y reivindicaciones, hay que impedir que ciertos sectores de la función pública se lentifiquen y le quiten ritmo al proceso de Cambio; pero la expresión criminal no debe ser tolerada nunca, o Bolivia perderá el prestigio mundial que ha sabido conseguir.

Nadie será "asesinado" por un paro de maestros. Evo mismo, cuya educación escolar imagino fragmentada y a los saltos, producto de su vida familiar trashumante no fue "asesinado" por sus seguras largas ausencias a las clases. Es más, resulta que terminó siendo el primer presidente indígena de Bolivia. Al incendio no se lo apaga echando nafta, sino agua. A la herida no se la apaga con sal, sino con azúcar.

Expresiones del Ministro de Educación del MAS, el ¡economista? (¡por Wiracocha! ¿Qué hace en esa cartera?) Roberto Aguilar Gómez, amenazando a los maestros con descontarles los días de paro, azuzando a los padres con "pronunciarse" contra los maestros de sus hijos, y asintiendo con su silencio a una "Junta de Padres de Familia" a que el magisterio sea "libre", para que cualquier fulano, sin título ni preparación se ponga a dar clases a los niños, no ayuda en nada al gobierno ni al proceso de Cambio ni a Evo ni a Bolivia. Por el contrario, lo desprestigia, lo ensucia. Simplemente, creará mayor resentimiento entre docentes, padres y niños. Predispondrá mal a padres y alumnos contra maestros, cuando ambos (el maestro y la familia) son los responsables de la Educación de las nuevas generaciones. El futuro de Bolivia está en manos de Todos. Los maestros luchan, en mi opinión, equivocadamente, por lo que seguramente es justo. Una reivindicación como la igualación entre el salario del maestro rural y el urbano, tan justa y atendible, ¿Debió esperar que se produzca esta huelga, para ser tomada en cuenta? ¿Porqué esta dilación del Ministro? ¿Por qué ciertos temas se resuelven con tanta prisa y otros deben ser estudiados por "una comisión"? Perón decía "Si quieres matar un tema, forma "una comisión". ¿Por qué el presidente en persona, tiene que salir a apagar los incendios? ¿Por qué no se le descuentan los días de ineptitud al economista Roberto Aguilar Gómez? A tal punto llega la ignorancia de este señor en materia educativa, que llega a afirmar "que no existen propuestas de parte de los maestros para mejorar la calidad de la educación y la erradicación de la violencia en las aulas." Es inaudito leer lo que dice este señor economista. ¿Quién es el Ministro de educación? ¿A quién le pagan por hacer propuestas para erradicar la violencia escolar y la calidad de educación? Él las tiene que hacer. La educación empieza en la Familia, la debe proteger el Estado y la escuela completa esa formación inicial. Es la Familia la que enseña a comportarse, y el maestro apoya ese proceso sistemáticamente. La violencia escolar, para que se entere ese señor economista, es producto de la violencia familiar y social. no nace de un zapallo, porque la Escuela no es una Isla de la sociedad. Erradíquese la violencia social y familiar, y se verá como la Escuela se vuelve mansa. No se eleva la educación del Pueblo con una inundación de computadoras, sino con el crecimiento de la Conciencia del Pueblo de la que tanto nos habla Evo. Y la conciencia no crece con una PC, sino con maestros bien pagos, honrados por sus sociedades, comprometidos con las mismas y excelentemente capacitados. La computadora jamás sustituirá la enseñanza humana.

Tuvimos tanta paciencia en el 2008 con la unión juvenil cruceñista apaleacollas, y ¡hasta los recibimos como hermanos! en 2009 (para que apaleen a otros), y ¿no vamos a tener paciencia con los maestros que solo usan su legítimo derecho a la huelga, sin pegarle a nadie, excepto al tonto muñeco de un tonto ministro? Por favor.

Puede ser, como dice el gobierno, que el conflicto de los maestros esté influido por las internas sindicales de sus dirigentes. Seguro que sí, pero eso no puede ser la excusa para no tratar temas que son necesarios y de toda justicia. El gobierno no puede basar su acción en una especulación sindical. El gobierno debe estar por encima de eso, y no en el medio. Si algo es una reivindicación justa y se la puede atender, debe hacerse. No importa que intereses se ocultan detrás de ello. Es que somos MAS que eso. Si no, seríamos MENOS. Ya el 4 de abril, fuimos MENOS que MAS. Por unos puñado de dirigentes sindicales ciegos, no se puede meter en la misma bolsa a todos los maestros. Sería un grave error político. Insisto. Somos MÁS. Cuando Evo y el Pueblo Boliviano derrotó la gigantesca conspiración de 2008, lo hizo "sin orgullo personal" como manda Sun-Tzú. La huelga de los maestros debe ser apagada con justicia y generosidad, sin vencedores ni vencidos. O en todo caso, que sean ese puñado de dirigentes ultras los derrotados.

El gobierno no debe descontar esos días no trabajados en las aulas. Debe demostrar su capacidad de diálogo y negociación con quienes no recurrieron a la violencia. Debe reconocérceles el lugar que les corresponde, mejorar sus condiciones de vida y también exigirles una mayor capacitación y compromiso. Los maestros son aliados naturales del Proceso de Cambio. Atacarlos no traerá nada bueno. Los conquistadores españoles, cuando devastaron América, lo primero que hicieron fue atacar a los amautas, a los depositarios del conocimiento. Nosotros, no debemos hacer lo mismo. Amenazar a los maestros con quitarles su sustento es propio de quien no es capaz de solucionar un dilema con inteligencia y demuestra sus limitaciones. Quién no sabe convencer, recurre al látigo. Nosotros somos MAS, por eso es necesario redoblar los esfuerzos. El MAS y los maestros deben encontrar un camino en común, y resolver esto felizmente de la mejor manera; porque sin Maestros el proceso de Cambio se debilitará. En cuanto a Roberto Aguilar Gómez, que deje en su lugar a alguien que sepa de la cosa, y debe de perjudicar al Proceso de Cambio.

http://la-opinion-argentina.blogspot.com/