sábado, 29 de mayo de 2010

BOLIVIA: LAS PRESIONES DE LA PROFUNDIZACIÓN DEL PROCESO

Las presiones de la profundización del Proceso

Rolando Prudencio (BOlivia)

Es una ley física inevitable que a mayor profundidad existe mayor presión. Es como aquella otra, que para cambiar algo tienes que comparar. O sea debes inevitablemente confrontar aquello que es, con aquello que se quiere que deje de ser lo que es, para que sea algo distinto. Vale decir, que al comparar una realidad contra otra, la anterior no puede ser la misma que la actual.

Consiguientemente debes confrontar algo para que cambie. No se puede entender de otra mayéutica manera. Vale decir pretender que el Cambio se de sin confrontar, es como pretender profundizar algo que está sólo sumergido en la superficialidad.

Y es que es esto lo que se ha dado, y se está dando en las dos gestiones de gobierno del Movimiento al Socialismo. O sea, son dos momentos de desarrollo de dos procesos políticos distintos, y cuya catarsis caracterizan dos momentos históricos distintos. Vale decir que durante la primera gestión del MAS, fue contrastar una realidad con otra para cambiar la primera. Consiguientemente, lo que fue en un primer momento el modelo de Mercado del Neoliberalismo, este ha sido cotejado y confrontado para cambiarlo por otro. En cambio el otro momento de desarrollo del proceso político, es la profundización del proceso, y que sólo será con la contestaria construcción del Socialismo.

No en vano, la primera gestión del Movimiento al Socialismo, estuvo caracterizado por esa catártica confrontación de lo que fue, con lo que ya no podía seguir siendo. Pero también por una conspiradora conflictividad cohonestadamente organizada por la oposición de las oligarquías y la desplazada derecha que desestabilizó con los arteros argumentos de que: Era el gobierno quien nos confrontaba entre bolivianos.

Fue una fagocitada falacia para favorecer la demagógica defensa de sus intereses de clase; pero en nombre de los demás. No en vano se ejerció una escalada de enfrentamientos con ese embustero eslogan, y que implicaba incluso la destrucción de lo que es la integridad territorial, como la unidad nacional.

Pero después de la inédita hipertrofia que ha incrementado a un 64% el apoyo al MAS, en relación al anterior del 54% obtenido en la primera oportunidad, y que fue lo que polarizadamente posicionó la necesidad de hacer la diferencia de lo que era, con la necesidad de que deba ser algo diferente, este cambio ha sido posible solamente confrontando.

Claro que hoy, que somos concientes de que la confrontación es lo que conduce al Cambio, y que el MAS consolidadamente se ha convertido en el conductor del proceso de Cambio; más aún después de que la desquitada desestabilización de la derecha fracasara. ¿Qué es lo que ahora viene ahora? No puede ser más que la profundización del proceso; y que no puede, ni podrá darse, sino es radicalizando su razón de ser. O sea que la razón de ser del Movimiento al Socialismo; y que este deberá producirse con más presión, para que el proceso se profundice.

Pero además, que el propósito de profundizar el proceso, es proyectar que su prosecución esté fuertemente fundamentada para transformarse trascendiendo de un estado a otro. Más aún después de que se ha superado la fase de la confrontación, no sólo la que es concebida como una inevitable ley natural; sino después de experimentarse como un enfurecido y escisionista enfrentamiento -como fue el separatismo- para cancelar el cambio.

Así que cuando más se presiona, más se profundiza el proceso. Cuanto más conciencia, coherencia y compromiso hay para cambiar, más se profundizara el proceso. Así que quienes no son capaces de soportar las presiones de la profundización del Proceso, espontáneamente emergerán, saliendo a flote por haber flaqueado en el camino del Cambio. Pero el cambio seguirá su curso, porque el cambio es una necesidad histórica.