domingo, 23 de mayo de 2010

BOLIVIA: MAESTROS LOGRAN 8% DE AUMENTO Y SE TERMINA LA HUELGA

por Flavio Dalostto
Tanta obstinación, desde el grupo de ultra izquierda de la dirigencia de los maestros de La Paz y desde el imaginario Ministerio de Educación de Bolivia, para terminar con un triunfo de los sectores moderados del magisterio urbano que lograron un aumento efectivo del 8%, por encima del 5% ofrecido por el gobierno de Evo. Por supuesto, y para no dar la idea que se cedió desde ambas partes, ni el gobierno reconocerá ese 3% adicional como "aumento" salarial, sino como "nivelación" del salario, ni los maestros aceptarán fácilmente el descuento de los días no trabajados de la huelga.

Los maestros lograron que se incorpore a la agenda, la nivelación de carga horaria de 88 para el nivel primario, la jubilación a los 58 años para los maestros, una nueva Ley Educativa y de transformación curricular, la no municipalización de la educación nacional, no exigencia de más de 10 alumnos para el funcionamiento en aulas de escuelas nocturnas, restitución del escalafón administrativo, exámen de ascenso de categoría para el 19 de junio, dotación gratuita de una computadora por maestro, nivelación del salario entre el maestro urbano y el rural en un proceso gradual de 4 años, pero que comienza el próximo mes con un 3% de aumento simulado como nivelación y que al sumarse al 5% que otorga el gobierno, resulta un aumento efectivo del 8%.

Como ya he dicho antes, declarar la huelga indefinida contra el gobierno de Evo es declarar al presidente como "enemigo", y fue un error. Pero Evo no fue menos, y fue más allá, al calificar a todo maestro huelguista como "enemigo de Bolivia". Una expresión desafortunada del Comandante. Por suerte, estamos en tiempo de Paz en Bolivia; ya que si estuviéramos en tiempo de guerra como en 2008 y 2009, sería peligroso no poder diferenciar "enemigo" de "adversario". Como decía justamente, Paulo Freyre "debemos aceptar al diferente, para juntos enfrentar al antagónico". Los maestros que hicieron huelga, luchando por sus justos reclamos, jamás fueron enemigos de Bolivia, pero el gobierno al descalificarlos solo por querer mejorar sus condiciones de vida, los ha convertido en eso, en "sus enemigos". Con acuerdo o sin acuerdo, la herida abierta entre el gobierno y los maestros tardará mucho en cerrar, sobre todo después que el ministro y luego el vicepresidente (ante el fracaso del funcionario) se dedicaron a echar sacos de sal sobre la carne abierta del magisterio.

Creo que la situación se disparó, se impuso la soberbia entre las partes, y a todos la cosa se les fue de las manos. Lo grave fue que el Ministro de Educación, Roberto Aguilar Gómez, en vez de buscar instancias de conciliación concretas, que hubiesen dejado aislada, hace varios días, a la fracción más intransigente del magisterio paceño; se dedicó a amenazar a los maestros y a presionarlos con los "Padres de Familia" acaudillados por un diputado del MAS para ¿obligar? a los maestros a volver a las aulas, como si alguien pudiese "enseñar" con una pistola en la cabeza. La excusa del diputado fue "ellos me votaron, así que tengo que encabezarlos". Una explicación árida, y una situación muy triste y de muy poca evolución, que deja mal parada a Bolivia. El Pueblo que permite que se agreda a sus maestros no tiene futuro. Una profesora resultó apedreada en La Paz, por los "Padres de Familia". Esa pedrada reverberará y tendrá consecuencias a futuro, lamentablemente.

Por lo que leo estos días, en Honduras también se está desarrollando una huelga docente contra el dictador Lobo Sosa, por reivindicaciones salariales y otras. Allí también, como en Bolivia, existen las poderosas asociaciones de "Padres y Madres de Familia", que presionan y en ocasiones agreden a los maestros. En Argentina, gracias a Dios, esto es inconcebible, y las tales asociaciones no existen. En Argentina la educación pública es gratuita en un 100%. Sí, los padres forman en cada escuela "cooperadoras" para colaborar económicamente (rifas, beneficios) con lo que asegura el estado (sueldos, servicios, comedor, copa de leche) pero que nunca alcanza para mejorar infraestructuras. También hay club de madres, que trabajan junto a maestros, por ejemplo, en el "ropero escolar" para conseguir y distribuir ropa y calzado entre los alumnos que más lo necesitan. Pero jamás para atropellar a los docentes. Puede que no les gusta cuando se hace huelga docente, puede que refunfuñen, sobre todo porque se desorganiza su vida familiar; pero nunca sabotearán el derecho del trabajador, porque ellos mismos son trabajadores, y en algún momento también pueden hacer uso del derecho de huelga.

Mi hermano boliviano José Torrico Gumucio, que estuvo en el mes de marzo, aquí en la provincia de Santa Fe, pudo apreciar que todos los trabajadores públicos, maestros de colegios privados y fiscales, enfermeros, municipales estábamos de paro por aumento de salario bajo el gobierno "socialista" de Binner. El paro fue de 12 días, intercalados, hasta que los trabajadores logramos el objetivo, un 20% de aumento. José puede testimoniar que nunca vio marchas de nadie, ni confrontaciones de ningún tipo, ni huelgas de hambre, y a nadie le descontaron los días ni el gobierno nos llamó enemigos ni nos amenazó con despedirnos. Los niños que no tuvieron clases, aprendieron de sus maestros, a luchar por su derechos. Cuando sean grandes no serán sumisos.

Volviendo a Honduras, no podemos dejar de asombrarnos ante el paralelismo de ciertas expresiones de la dictadura hondureña y la revolución boliviana, y de los "Padres de Familia" de ambos países, ante la huelga docente. Paso a citarlas:

En Honduras: "Lobo Sosa demandó que los maestros deben respetar el calendario escolar y no seguir castigando a los niños con la suspensión de clases."

En Bolivia: "...se tiene que descontar a los maestros que estos días no trabajaron, eso no vamos a negociar ni dialogar, con el tema de la educación fuimos muy estrictos desde el 2006, con el tema de la educación nadie puede jugar, nadie puede maltratar a los niños”, aseveró (el vicepresidente).

En Honduras: "Lobo Sosa ratificó ayer, a su regreso de Europa, que su gobierno no tiene la mínima intención de trastocar el Estatuto del Docente."

En Honduras: (Lobo Sosa) ...vertió opiniones acerca de (...) una huelga de padres de familia que exigen se revise el Estatuto del Docente.

En Bolivia: La manifestación de los padres de familia de El Alto se registra un día después que sus pares de La Paz demandaron al Gobierno declarar la docencia profesión de ejercicio libre.

Todos debemos reflexionar: Evo y Alvaro, ambos hombres de bien, el MAS en su mayoría formado por hombres y mujeres de bien, los maestros y los padres, porque todos son gente de bien, que aman a Bolivia, de diferentes maneras y visiones, apasionadamente; y evitar lanzar expresiones que una vez salidas de nuestra boca, no pueden encontrar el camino de regreso. Los maestros bolivianos, al menos el 99% ni son golpistas, ni separatistas ni terroristas. Si así fuera, se hubieran complotado con la derecha terrateniente en 2008 y con la célula terrorista de Rozsa en 2009. Nada de eso sucedió. No podemos acusar a cualquiera por cualquier cosa, porque sino nos pasará como a Pedrito y el Lobo. Cuando realmente vino el enemigo, nadie acudió en su ayuda. La pasiones, en el tiempo de la Paz, deben ser conducidas por la razón. Bueno. Lo lindo es que los niños y niñas bolivianas volvieron a tener clases. ¿Lloverá hoy?

http://la-opinion-argentina.blogspot.com/