viernes, 7 de mayo de 2010

BOLIVIA: ULTRADERECHA INFILTRADA EN DEMANDA DE SALARIOS OBREROS

ABI BOLIVIA
García Linera denuncia "contrarrevolución" detrás de huelga general indefinida de COB

El vicepresidente Alvaro García Linera denuncio el viernes un apresto "contrarrevolucionario", escondido detrás de la decisión, insuflada por "3 y 4 infiltrados", agentes de la ultraderecha criolla, adoptada por la matriz Central Obrera Boliviana (COB) de convocar, desde el lunes, a una huelga general indefinida en demanda de más incremento a los salarios que el 5% dispuesto por el gobierno de Evo Morales.

"Los mismos contrarrevolucionarios, de la misma línea política de derecha contrarrevolucionaria que el año 1985" abonaron el terreno para la instauración de un secante modelo de economía liberal y "para que el MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario, liberal), para que la ADN (Acción Democrática Nacionalista, conservadora) y el MIR (Movimiento de la Izquierda Revolucionaria, socialdemócrata que en variantes alianzas gobernaron Bolivia durante dos décadas) entraran a pisotear a los bolivianos durante 20 años", hasta 2005, cuando Morales fue electo en las urnas, afirmó el Presidente en ejercicio.

El dignatario, que brindó una conferencia de prensa en el presidencial Palacio Quemado, en La Paz, para poner en evidencia el primer arresto contra Morales en su segundo mandato, repasó las asechanzas montadas contra el segundo gobierno del progresista Hernán Siles Suazo, entre 1982 y 1985, en que la COB, a la sazón liderada por Juan Lechín Oquendo, desplegó 756 huelgas y parios en los tres años de su insufrible gobierno.

García Linera, que recordó su pasado y formación sindicalistas, advirtió que la huelga general indefinida "es una medida política" que se resuelve, in extremis, para derrocar un gobierno.

Pero no lo conseguirán, "no tendrán éxito", dijo.

Sin mencionarlos, el mandatario apuntó a 3 ó 4 dirigentes influyentes de la COB que presionaron para que un ampliado de la máxima organización de los sindicatos bolivianos, celebrado la noche de la víspera en La Paz, llame, por segunda desde 2007, a una medida de tal naturaleza.

"Esas mismas personas de hace 20 años son las mismas que hoy (por ayer, jueves) han planteado, con el mismo criterio (del pasado) preparar el terreno para la derecha, para la derecha fascista y cavernaria" boliviana, deploró.

Pese a que declinó mencionar sus nombres, García Linera pareció aludir al ex líder de la COB, Jaime Solares y a los dirigentes de filiación trotkysta a la cabeza hace décadas del Magisterio urbano de La Paz, José Luis Flores y Gonzalo Soruco, de activa participación en la reunión ampliada de la víspera.

"Usan un lenguaje de izquierda pero su objetivo es de derecha, favorecer a la contrarrevolución", enfatizó al tiempo de evocar que "las personas que han propuesto esto (de la huelga general indefinida) el día de ayer son las mismas que el año 2007, propusieron la misma medida, en consonancia con la estrategia de derrocamiento del gobierno del presidente Evo", hizo notar.

"Por mucho de que quieran dotar su discurso con un lenguaje radical, son derechistas, porque son estas mismas personas y esa línea política derechista y contrarrevolucionaria la que preparó el terreno para que los neoliberales entraran al gobierno durante 20 años" en Bolivia, entre 1985 y 2005, insistió.

Un ampliado de la COB convocó a una huelga general indefinida desde el lunes y también una marcha, que el mismo lunes partirá de la localidad andina de Caracollo, a 140 km de La Paz, a la que se plegará el sector fabril, el más radical contra la decisión oficial de elevar el salario en 5% para los profesores, médicos y salubristas y 3% para las FFAA y la Policía.

Una agrupación de esposas de suboficiales y clases de la Policía mantiene en La Paz una huelga de hambre, también en demanda de más incremento a las retribuciones.

Horas antes de la declaratoria de huelga general indefinida, el gobierno de Morales llamó a los sectores laborales del país a diseñar las próximas políticas salariales de manera conjunta, después que el anuncio de incremento salarial del 5% causó algunas fisuras en su relación con la COB.

En tono sereno, García Linera, que insistió en que la suba de salarios, en el porcentaje señalado, está cuadrada en el plan de grandes inversiones, de industrialización de hidrocarburos y energía, dijo que los mismos operadores, la víspera en La Paz, se movieron, en colusión, con los agentes "de la derecha golpista y separatista, cívica y prefectural" que intentaron tumbar, por diversas vías, a Morales entre 2006 y 2008.

García Linera deslizó, asimismo, sus sospechas que junto a tales operadores "contrarrevolucionarios" operen agentes externos.

"Y no dudaría de que detrás de esto también puedan estar algunos funcionarios de la Embajada norteamericana. Como no pudieron con golpe de Estado contra el presidente Evo, no pudieron con el (referendo) revocatorio, no pudieron con el asesinato, ahora, desde adentro, intentan debilitar y utilizar una justa demanda obrera (por mejores salarios) para obtener un rédito político, contrarrevolucionario y de derechas", afirmó.

Por último y luego de reafirmar canales para entablar, en el curso de las horas siguientes, un diálogo con la COB, el Vicepresidente pidió a los proletarios bolivianos reflexionar en torno a sus palabras y denuncias antes de entregarse a la huelga desde el lunes.

"Mi pedido a los hermanos trabajadores, a los valientes trabajadores, a nuestra gloriosa Central Obrera Bolivia: no caer en el juego de estas 3, 4 personas que sirvieron, sirven y seguirán sirviendo a la contrarrevolución de derechas en nuestro país", exhortó al subrayar el carácter popular del gobierno de Morales, que este mismo viernes entregó al secretario general de Naciones Unidas en Nueva York, Ban Ki Mon, las conclusiones de la I Conferencia Mundial de Pueblo sobre Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra, celebrada hace dos semanas en Cochabamba.

El de Morales "es un gobierno que trabaja para mejorar sus condiciones de vida, un gobierno que está mostrando que un dirigente sindical, un trabajador, que un indígena, es capaz de gobernar Bolivia en beneficio de todos, es capaz de establecer la dignidad y el desarrollo industrial", sostuvo.

El subjefe de Estado formuló un llamado, principalmente a los trabajadores fabriles y mineros, a reflexionar sobre las supuestas inquinas que promovieron la declaratoria de tal medida de presión.

"A mis hermanos trabajadores que están en las fábricas, en la minas, que están en las escuelas (pido) reflexionar, ponerse la mano en pecho (y) no caer en esta provocación de 4, 5 personas contrarrevolucionarias que están al servicio de la derecha y no hacerse manipular por ellos. (En consecuencia) no responder a esa convocatoria", urgió.