martes, 4 de mayo de 2010

BRASIL Y PARAGUAY SE OPONEN AL RECONOCIMIENTO DE LA DICTADURA HONDUREÑA DE LOBO FEROZ

PRENSA LATINA
Brasil advertirá peligro de apresurar reconocimiento de Honduras
Escrito por Alejandro Gómez

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, alertará hoy en la Cumbre Extraordinaia de UNASUR sobre el peligro de apresurar el reingreso de Honduras, sin haber avanzado satisfactoriamente en el proceso de reconciliación nacional.

El mandatario brasileño participará en la Cumbre Extraordinaria de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela), que se realizará en Buenos Aires, Argentina.

En conferencia de prensa al respecto, el vocero presidencial, Marcelo Baumbach, apuntó que Lula considera que tal precipitación crearía un precedente peligroso para eventuales futuros regímenes de excepción, con impacto regional negativo.

La principal preocupación del presidente Lula es no crear ese precedente de aceptación apresurada de un gobierno que, en última instancia, es fruto de un proceso que fue iniciado con un golpe de Estado, señaló Baumbach y agregó que el dignatario brasileño esta a favor de la reconciliación nacional en Honduras.

Además, prosiguió, Lula cree que un paso importante en ese proceso sería el retorno del ex presidente José Manuel Zelaya en perfectas condiciones de seguridad y con la garantía de que le serán respetados sus derechos como ciudadano.

Destacó que el jefe de Estado de Brasil sigue ese asunto con mucho cuidado y es de la opinión que, sobre todo, no se debe apresurar la aprobación de un gobierno proveniente de un golpe de Estado.

El 28 de junio de 2009, un golpe militar no sólo sacó a Zelaya de la presidencia, sino hasta del país. Desde el primer momento Brasil expresó su rechazo a esa acción y hasta ahora se niega a reconocer a un gobierno surgido de una elecciones realizadas en un estado de facto.

En un discurso en Punta Porá, en el estado de Mato Grosso do Sul, donde se reunión con su homólogo paraguayo, Fernando Lugo, el presidente brasileño afirmó que en la región no hay espacio para rupturas institucionales y golpes militares.

Recordó que la colaboración de UNASUR para la estabilidad de Bolivia en 2008 es una prueba del compromiso inequívoco de toda la región con la preservación y la profundización de la democracia.

La posición firme de Paraguay y Brasil en relación con el golpe en Honduras deja claro que no contemporizamos más con cuartelazos explícitos o mal disfrazados contra los representantes escogidos legítimamente por el voto popular.