domingo, 9 de mayo de 2010

BOLIVIA: GOBIERNO Y COB ACERCAN POSICIONES

TELESUR TV
Gobierno boliviano y Central Obrera dialogan para solucionar conflictos

La COB pedirá un aumento del 8 por ciento para aquellas personas que ganen menos de 144 dólares al mes. El ministro de Hacienda aseguró que durante las reuniones con la Central Obrera boliviana se ha podido avanzar para lograr un acuerdo. Arce sostuvo que el incremento a los salarios de los trabajadores no sería modificado, más bien, el Gobierno diseñará nuevas estrategias para poder suplir las exigencias de los trabajadores.

El Gobierno y la unitaria Central Obrera Boliviana (COB) iniciaron este domingo las conversaciones para solucionar el conflicto impulsado por la organización sindical que demanda mejoras salariales superiores al 5 por ciento fijadas por las autoridades.

El ministro de Hacienda, Luis Arce, afirmó este domingo que en reuniones con la COB "hemos ido avanzando en varios temas y creo que poco a poco ya estamos alcanzando acuerdos (...), estamos llegando a ciertos acuerdos, a ciertos consensos".

Arce indicó que sin embargo "el incremento (del 5 por ciento en los salarios) ya ha sido definido por el Gobierno (...), estamos hablando de la ley de pensiones y estamos amplios y dispuestos para llegar a acuerdos con la COB".

"No queremos llevar toda la plata a salarios, queremos invertir y garantizar nuestra política social", señaló el ministro al descartar una mejora en el nivel del aumento salarial, como pretende la sindical.

La COB solicita un incremento del 8 por ciento para los que ganan menos de mil pesos bolivianos (144 dólares) y un 3,5 por ciento para los que ganan más de mil. El Ejecutivo ofreció el 5 por ciento para el sector privado, maestros, trabajadores en salud, policías y militares.

Este sábado, el presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió a los trabajadores "racionalidad, responsabilidad con la patria" y no sólo con el salario.

Morales indicó que algunos sectores no están de acuerdo con el incremento salarial, sin tomar en cuenta que es un buen aumento si se compara con la inflación del 0,26 por ciento que tiene este país andino, además de ser muy superior a los realizados por Gobiernos anteriores.

"Cuando hemos empezado a mejorar, siento que algunos compañeros quieren todo sólo para salario y salario. Tenemos que invertir en Bolivia, sólo invirtiendo podemos crear más fuentes de trabajo", expresó.

Por su parte, el dirigente principal de la COB, Pedro Montes, sostuvo que en las reuniones con el Gobierno "hemos dicho mejoramiento del incremento (de 5 por ciento en los salarios) sin ningún porcentaje (y que) en cualquier caso, el diálogo va a decir" si se acuerda un reajuste.

Montes afirmó que el llamado a la huelga y a una caminata de protesta desde una localidad andina hacia La Paz continúan en curso.

La unitaria Central Obrera Boliviana anunció este miércoles que iniciarían una huelga general indefinida a partir de este lunes que partiría desde la localidad andina de Caracollo, a 140 kilómetros de La Paz, a la que se plegará el sector fabril, el más radical contra la decisión oficial de elevar el salario en 5 por ciento para los profesores y médicos y 3 por ciento para las Fuerzas Armadas y la Policía.

De concretarse sería la primera huelga que enfrenta el presidente Morales por parte de la principal fuerza sindical de Bolivia.

La huelga también fue condenada por el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, quien denunció que detrás de la misma está la embajada de Estados Unidos.

"Los que provenimos de la lucha sindical sabemos que una huelga general indefinida tiene contenido político; se declara una huelga general indefinida para derrocar Gobiernos", aseguró García.

El vicepresidente señaló que desde que Morales asumió en 2006, los grupos de derecha "intentaron golpe de Estado, asesinato y ahora intentan desde adentro; la derecha utiliza esos medios, y no dudaría que detrás de eso también puedan estar algunos funcionarios de la embajada norteamericana".

El jefe del Estado boliviano declaró que quienes promueven la protesta "son dirigentes que vienen de las dictaduras, vienen de ser instrumentos del neoliberalismo y no son todos los obreros y menos los originarios (indígenas) ni los campesinos".

Además recordó que durante sus cuatro años de gestión, el presidente Evo Morales ha incrementado el salario a más de un 40 por ciento y que, personalmente, tomó decisiones para buscar la igualdad entre todos, rebajando su sueldo de 40 mil pesos bolivianos (cinco mil 600 dólares) a sólo 15 mil (dos mil 100 dólares), norma que también fue aplicada a los ingresos mensuales de ministros y parlamentarios.