jueves, 13 de mayo de 2010

URGENTE ECUADOR: PRESIDENTE CORREA EXIGE NUEVAS ELECCIONES EN HONDURAS Y CASTIGO A LOS GOLPISTAS. NO RECONOCE A DICTADOR LOBO FEROZ

TELESUR
Correa exige nuevas elecciones en Honduras y sanciones para golpistas
Correa se refirió al "nefasto precedente que se sentaría en la región" si todos los Gobiernos latinoamericanos aceptan el resultado de las cuestionadas elecciones hondureñas, marcadas por un amplio abstencionismo y en las que resultó con mayoría el sucesor del régimen de facto, Porfirio Lobo, actualmente en el poder.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, exigió este jueves que se realicen unas nuevas elecciones en Honduras, que retorne el presidente derrocado Manuel Zelaya a su nación, y que los golpistas enfrenten sanciones, para que ese país y su Gobierno puedan ser reconocidos por todo el mundo.

El gobierno de Zelaya fue derrocado mediante golpe de Estado el pasado 28 de junio, posteriormente se instaló un régimen de facto y éste, el 29 de noviembre de 2009 convocó a elecciones presidenciales en las que resultó electo Porfirio Lobo.

Para Correa, la única manera de superar la inconstitucionalidad que reina en el país centroamericano es con "elecciones libres, permitiéndole al presidente Zelaya volver a su país sin riesgos de procesos judiciales espurios y con una sanción a los golpistas".

"A Porfirio Lobo no lo conozco, ni tengo buena ni mala opinión de él. Pero imagínese el nefasto precedente que se sentaría en la región si después de un golpe de Estado se hacen elecciones y no pasó nada. Es inaceptable", declaró Correa, en declaraciones a la prensa.

Las declaraciones de Correa se producen tras la visita del pasado lunes que realizó el ex presidente derrocado, Manuel Zelaya, a su nación.

Durante la visita de Zelaya a Ecuador, el ex mandatario hondureño exigió "libertad democrática" para su país, ante la persistencia de denuncias de violaciones a los Derechos Humanos (DDHH).

"Que el que no está de acuerdo con la forma en que se está ejerciendo el poder en el país desde el golpe de Estado (28 de junio de 2009) lo pueda manifestar y que por eso no sea perseguido, asesinado ni muerto", manifestó Zelaya en declaraciones a la prensa en el palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo ecuatoriano.

Por otra parte, el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa condenó las críticas que recibe el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en su país, por la supuesta manipulación del poder electoral.

"¿Qué Gobierno progresista, que quiere cambiar las cosas en nuestra región, no sufre de los mismos ataques infames?. Lamentablemente confunden ser popular con ser populista, el imperio de la ley con la dictadura, liderazgo con autoritarismo, ganas elecciones con concentración del poder ¿Qué podemos hacer ante esa mediocridad?", dijo.

Con respecto al resultado que arrojarán las elecciones presidenciales que se realizarán en Colombia, dijo que "cualquier resultado será respetado por Ecuador", pero aclaró que "en el momento en que se pretenda atentar o se declare que se está dispuesto a atentar contra la soberanía de otros países, se tendrá una respuesta muy firme".

Sus últimas declaraciones responden a la posición del candidato colombiano del parido de Gobierno, Juan Manuel Santos, quien ha manifestado que apoya la lucha contra el "terrorismo", aunque se tenga que recurrir a violentar la soberanía de los países de la región, pues aseguró que sentirse orgulloso del ataque que ordenó contra un campamento guerrillero en territorio ecuatoriano en 2008.