sábado, 12 de junio de 2010

ARGENTINA: ENTREVISTA A FLAVIO DALOSTTO, AUTOR DE "HISTORIA SAGRADA DEL PUEBLO QOM EN EL PAÍS CHAQUEÑO"

ANA (Agencia de Noicias Alternativas) / Santa Fe

Breve Biografía

Flavio Dalostto nació el 25 de enero de 1966, en la ciudad de Santa Fe. Es hijo de Nelir José Dalostto y Martha Martinuk, ambos ferroviarios y poetas.


Profesor de enseñanza primaria, tanto de niños como de jóvenes y adultos. Ha trabajado en la escuela mocoví de Recreo Com Caiá, en el centro de alfabetización de adultos 271 con la comunidad toba del barrio Las Lomas, y con poblaciones pluriculturales de los barrios Acería, Scarafía y San Agustín, donde ejerce actualmente.


Desde el año 2008 comenzó a escribir artículos sobre política latinoamericana y los publica en su blog “la-opinion-argentina”, haciéndo énfasis en el proceso de Cambio boliviano liderado por el presidente aymara Evo Morales. Con esos artículos, se conformó un libro digital “Crónicas Indoamericanas 2008 - 2009 en Caliente”, que distribuye gratuitamente.


Agencia ANA: ¿Cuándo y como nace esta inquietud por la temática aborigen?


FD: Cuando tenía 14 años, en la secundaria de la Escuela Almirante Brown, debimos adquirir un libro de lectura, el clásico “Tabaré”, poema nacional uruguayo de José Zorrilla de San Martín. Luego de leerlo, inmediatamente tomé partido, y entre el indio y el español, me quedé con el primero.


“Levantaré la losa de una tumba;

E internándome en ella,

Encenderé en el fondo el pensamiento,

Que alumbrará la soledad inmensa.”

…………………………………………

“Miradas que luchaban en tus ojos

Por imprimir su huella,

Y lágrimas y anhelos esperanzas

Que en tu alma reclamaban existencia.”


FD: Creo que esas estrofas especialmente influyeron en mi devenir. A esta revelación, se agrega otra, que había quedado como una leyenda en mi familia y me contó mi abuelo: Mi bisabuela había sido una india de Coronda, casada con mi bisabuelo venido de Vicensa (Italia). Ese libro y ese antepasado, me condujeron a ese interés por el mundo indio.


Agencia ANA: ¿De qué manera influyó tu contacto docente con las realidades aborígenes en la realización de esta “pentalogía” de 5 tomos “Historia Sagrada del Pueblo Qom en el País Chaqueño”?


FD: Muchísimo. En el año 93, llegaron las primeras familias tobas a Santa Fe, desde el barrio Corishí, de la localidad de Castelli, Chaco. Luego de un tiempo más que precario en los vagones de Santa Fe Cambios, se asentaron en terrenos fiscales del barrio Las Lomas, gracias a la solidaridad del “Foro en defensa de nuestros hermanos chaqueños”. A fin de ese mismo año, me recibí de maestro y fui a dar clases en esa nueva y dura realidad, producto de la migración interprovincial. Como toda persona que se acerca sinceramente a trabajar con pueblos aborígenes, mi deseo, hace más de 15 años era aportar una herramienta que pudiera contribuir a transformar la realidad. Luego de mucho trabajo 50% educativo y 50% social, me di cuenta que no se transforma la realidad social injusta si primero no hay cambios en la conciencia de las personas que aceptan esas injusticias como “normales”. Se pueden entregar un millón de hectáreas a una comunidad aborigen, pero si esa comunidad no es dueña de su propia conciencia, no servirá de nada. Las tierras se alquilarán a un tercero o se las sembrará de soja transgénica o se perderán en manos de algún astuto sin escrúpulos. Solo el desarrollo de la Conciencia del Pueblo, como dice Evo, puede transformar una realidad, hacia algo mejor, en forma permanente. Y al desarrollo de esa Conciencia Popular se le aporta desde muchos lugares, desde la política, la investigación, desde el arte, desde el ejemplo o desde un libro. Yo elegí esta última forma, o esa última forma me eligió a mí.


Agencia ANA: ¿Cómo nace la idea de elaborar este trabajo literario?


FD: Hace unos 12 años, justamente, luego de 3 de estar trabajando en la comunidad toba de Las Lomas, me viene a la mente la idea de escribir una “Historia Nacional Qom”. Algo así como una crónica que relatara los acontecimientos más importantes de los pueblos qompí o “guaycurúes” (mocovíes, tobas, abipones, pilagás, kadiweus, payaguás, etc), del Gran Chaco, sin tomar en cuenta a las fronteras nacionales heredadas de la colonia y adoptadas por las repúblicas. Hasta ese momento, había trabajos parciales, sobre la historia indígena escrita, provinciales, locales, por etnia, etc. Yo me propuse escribir la Historia Nacional del Gran Chaco, tomando como eje integrador a los indios Qom. Hubo un par de trabajos que se acercaban a lo que yo pretendía, “Nuestros paisanos los indios” de Sarasola y “Guaycurú, tierra rebelde” de Ubertali, trabajos muy valiosos, pero que se circunscribían a lo “argentino”.


Agencia ANA: ¿Qué tiempo llevó la elaboración de la obra?


FD: Al principio, imaginé que se trataría de un trabajo de 15 páginas y unos 3 mapas. Pronto me di cuenta que por cada acontecimiento que investigaba encontraba otros tres, y el desafío se multiplicaba geométricamente. Así, durante una década, llegué a más de 400 páginas A4 y un centenar de mapas, sobre los acontecimientos de los últimos 500 años en el Gran Chaco. En cierto momento, a los 8 años de empezar a desarrollar “Historia Sagrada…”, me paso algo extraño, una especie de obsesión que me obligaba a escribir en todo momento libre, pero no me hacía feliz. El libro me robaba horas de sueño y me exigía demasiado. Llegué a pensar que no era yo el que lo escribía, sino él a mí. Sentí que el libro tenía “nogüét”, que estaba vivo y respiraba. Nuestras voluntades estaban unidas, pero los ritmos eran diferentes. El libro estaba apurado y yo quería vivir tranquilo.


Luego de más de 10 años terminó esa etapa fáctica, sobre el último medio milenio en el Gran Chaco; pero el Libro exigió aún más de mí. Ya compenetrado personalmente con la Fe de nuestros abuelos indígenas qompí, comprendí que la obra debía tener una introducción especial, una plataforma teológica y cosmogónica, donde se evidenciara la religión chaqueña de los nogüetpí (los dueños y las dueñas de la naturaleza) y se plasmara el cristianismo no colonizado y surgido en esta misma tierra hace más de 2.000 años. Ésta última etapa que llevó dos años, es la que constituye el primer tomo de “Historia Sagrada”… Lo último es lo primero.


Agencia ANA: ¿Qué impacto pensás que tendrá el libro entre los mismos aborígenes?


FD: Creo que muy positivo. Ha recibido, inicialmente, el aval de la juventud toba del barrio Las Lomas y de algunos dirigentes mocovíes . Habrá, por supuesto, quien acuerde, quien no, quien tenga críticas para hacer. Y bueno, es la democracia. Cada quien tiene derecho a expresarse y si a alguien no le gusta, siempre puede escribir otra cosa, enriquecer la conciencia con la diversidad de ideas. Pienso que este libro aportará a la formación de una conciencia indígena y no indígena para el siglo 21, porque coloca a nuestra región granchaqueña (y los santafesinos somos mitad chaqueños), como eje de una historia regional con vocación planetaria, que se inicia hace miles de años. Dejamos de ser los mendigos de la historia para ser sus protagonistas fundamentales. Abandonamos la periferia de los acontecimientos para centrar la historia en nuestros ríos, en nuestras selvas y en nuestra mismidad. Sobre nuestros propios pies, nos levantamos y admiramos el mundo circundante. Es un cambio de visión. Es una Visión.


Agencia ANA: ¿Qué significa para vos la cristalización de la primera parte de tu trabajo?


FD: Significa mucho para mí, y espero que signifique mucho para otros, no solo para los pueblos indígenas de los que habla el libro, sino de los no indígenas, de los que también habla el libro, porque todos somos “qompí”, que es el plural de “Qom”. Qom significa “persona humana”, y eso es lo que somos todos: personas. Así que el libro habla, no solo de determinados pueblos indígenas, sino de la Nación Humana, la Gran Nación Qom universal.


Además, me siento orgulloso de que este tomo está totalmente autofinanciado. No hubo contribuciones económicas de gobiernos o funcionarios políticos. Todo ha salido de mi bolsillo de docente, porque es un tributo al Nogüét, la energía universal que da existencia a todos los seres y las cosas, y sin la cual no somos. Es un homenaje a nuestros antepasados indios que defendieron su patria y su libertad hasta las últimas consecuencias que ya conocemos. Y es una esperanza para toda persona que cree que Qad’ta’á (Dios) completa activamente nuestros esfuerzos humanos, y que al final de los tiempos nuestro Planeta volverá a ser lo que debe ser: un Paraíso sin querubines de espadas llameantes apostados a su puerta; porque al final de cuentas, todos somos qompí, es decir, personas.


El Tomo 1 de “Historia Sagrada del Pueblo Qom en el País Chaqueño” puede adquirirse en la librería “Palabras Andantes”, San Jerónimo 2342 (3000) de la ciudad de Santa Fe

Para contactarse con Flavio Dalostto, se puede escribir a opinargentina@gmail.com


La presentación de “Historia Sagrada del Pueblo Qom…” se realizó el 7 de mayo en la sede de APUL (Asociación del Personal de la Universidad del Litoral), en el marco de unas jornadas por el bicentenario de la Patria, organizadas por el sindicato mencionado. La obra, merced a las gestiones del diputado de la provincia de Santa Fe, Gerardo Rico, FPV, fue declarada de interés legislativo provincial.


http:la-opinion-argentina.blogspot.com/