sábado, 5 de junio de 2010

ARGENTINA RARO: TRES AVIONES DE GUERRA INGLESES (¿AUTORIZADOS?) CRUZARON ESPACIO AÉREO ARGENTINO

LA NACION (ARGENTINA)
Aviones británicos ingresaron en el espacio aéreo argentino
La Fuerza Aérea negó un incidente y afirmó que las naves tenían autorización oficial

Tres aviones británicos, que se dirigían a las islas Malvinas, sobrevolaron el espacio aéreo argentino, lo que en un principio encendió una alerta por una posible violación del territorio nacional. Ello fue desmentido luego por la Fuerza Aérea Argentina, que señaló en un comunicado que las embarcaciones tenían autorización oficial.

Las naves, dos aviones de guerra y uno que transportaba combustible, no pudieron aterrizar en las Malvinas por condiciones meteorológicas adversas y se dirigieron a Chile para llegar al aeropuerto de Punta Arenas.

En el comunicado, la Fuerza Aérea informó: "En horas de la tarde del miércoles 2 de junio, tres aviones pertenecientes a la Real Fuerza Aérea basados en las islas Malvinas tuvieron que aterrizar en Punta Arenas (Chile) debido a que, por razones meteorológicas, el aeropuerto malvinense se cerró para toda operación".

Agregó que el Centro de Control de Area Comodoro Rivadavia autorizó la ruta de emergencia al aeródromo de destino, en cuyo trayecto sobrevolaron parte de la isla de Tierra del Fuego, en cumplimiento de las normas sobre circulación aérea, que establecen, en circunstancias de excepción, prioridades para el sobrevuelo y aterrizaje de aeronaves cuando deban dirigirse a aeropuertos de alternativa.

La alarma surgió cuando una persona interceptó en Tierra del Fuego una comunicación radial entre los pilotos y la torre de control chilena de Punta Arenas. En la zona patagónica, la Fuerza Aérea Argentina carece de radares.

El incidente, que no pasó a mayores, se produjo en momentos en que el conflicto entre la Argentina y Gran Bretaña, se reactivó a raíz de los trabajos de exploración de petróleo en el archipiélago.

En tanto, el gobierno de Chile restó importancia al aterrizaje de las aeronaves británicas y adujo que la operación se debió a "motivos de fuerza mayor", debido a la densa neblina en las Malvinas.

Fuentes de la cancillería chilena dijeron a LA NACION que las autoridades aéreas fueron avisadas oportunamente del problema climático en las Malvinas, que impedía toda visibilidad a casi cien metros de distancia, y se les solicitó permiso para aterrizar. Los tripulantes pasaron la noche en Punta Arenas y continuaron su viaje a las Malvinas en la mañana del jueves.