domingo, 13 de junio de 2010

BOLIVIA: LAS REPÚBLICAS CHUTAS SE RÍEN DEL VICEPRESIDENTE LINERA

LOS TIEMPOS (BOLIVIA)
Ayllus del Siglo XV, gobierno del Siglo XXI
Por Gonzales Yaksic Marcelo

El jueves pasado, el vicepresidente Álvaro García salió en defensa de los ayllus del norte de Potosí y pidió que no se los estigmatice por el asesinato de los cuatro policías de Diprove, asegurando que tarde o temprano se dará con los autores del crimen. Además calificó como injusta la forma como “se quiere embarrar a las comunidades indígenas, a los ayllus, a los sindicatos" que, a su juicio, son la fuente de la patria. También dijo que el solo hecho de afrentarlos responde a "ese discurso racista del Siglo XIX", de ideólogos ultraconservadores y racistas. No tuvieron que pasar 24 horas para que los nueve ayllus estigmatizados de Llallagua, Chayanta y Uncía, desdigan a su defensor y determinen de impedir el ingreso a esa zona de los fiscales y policías que investigan el asesinato. Este acto arrogante de los ayllus ha colocado en mala postura a su ferviente salvador, y ahora sí que el Gobierno ha sido embarrado por estos grupos humanos premodernos; que son el fundamento de su ideología plurinacionalista.

En la misma situación paradójica quedaron los tres hombres del Presidente, que la semana pasada lograron, a duras penas, que esos ayllus acepten entregar los cuerpos muertos de los policías torturados. Los ministros de Gobierno, Sacha Llorenti, y de la Presidencia, Oscar Coca, y el Defensor del Pueblo, Rolando Villena, aceptaron tácitamente su fracaso como operadores de un Estado de Derecho, ya de por sí, abandonado. Con el pronunciamiento de los nueve ayllus ha quedado claro que el crimen ha de quedar perpetuado y sus asesinos gozando de una impunidad pasmosa. No debe servir de excusa la frase que utilizó Llorenti para indicar que “ la ley y la justicia no se negocian”, peor si incomprensiblemente el propio Gobierno cede y evacua a los policías, la justicia y la ley del territorio de los ayllus declarado como “zona roja”.