lunes, 21 de junio de 2010

BOLIVIA: ORGANIZACIONES INDIAS DE CONAMAQ Y CIDOB ENFRENTAN A GOBIERNO DE EVO Y ÉSTE LAS ACUSA DE SER AGENTES DE EEUU

LA PRENSA (BOLIVIA)
Gobierno cree que USAID podría dañar normalización de relaciones
Riesgo: El presidente Evo Morales denunció que ex dirigentes de Conamaq ahora trabajan para la Embajada de Estados Unidos.

Bolivia está a punto de normalizar las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, pero la supuesta injerencia de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en asuntos internos podría, según el ministro de Autonomías, Carlos Romero, afectar ese proceso de negociaciones encarado por el canciller, David Choquehuanca.

Romero, en contacto con La Prensa, aseguró que si lo que USAID busca es fisurar a los movimientos sociales, “eso implicaría que hay injerencia (y esto) afectaría las relaciones”, ya que éstas se basan en el respeto a la soberanía entre estados.

Bolivia y Estados Unidos avanzan en la negociación de un nuevo acuerdo marco para normalizar las relaciones bilaterales. El 1 de junio se reunieron en La Paz el canciller David Choquehuanca y el subsecretario de Estado para Asuntos Hemisféricos de EEUU, Arturo Valenzuela. A la conclusión del encuentro, en rueda de prensa Choquehuanca declaró: “Yo me animaría a decir que hemos avanzado más de un 99 por ciento”.

Sin embargo, un día antes de ese encuentro y posterior a éste, arreciaron los ataques de Evo Morales a Estados Unidos con la acusación a ese régimen de haber protegido, encubierto y fomentado al narcotráfico en otras naciones con el objetivo de aplicarles un control político y chantajearlas.

El viernes, el vicepresidente, Álvaro García Linera, dijo que se acaba la paciencia con USAID y que el Jefe de Estado tomará una decisión, sin mencionar una posible expulsión.

“Espero un cambio de actitud del Gobierno norteamericano y de USAID, pero claramente ellos mantienen una actitud conspirativa, y hemos sido muy pacientes, muy tolerantes”.

Ante una posible expulsión de la entidad norteamericana USAID, Romero dijo ayer: “Es un tema que habría que evaluar, nosotros (el Gobierno) no hemos hablado de expulsión, se debe hacer una evaluación seria sobre el caso”.

El ex canciller Armado Loaiza dijo a La Prensa que la actual relación con Estados Unidos suele ser “muy mediática” y “contradictoria”, habida cuenta de las recientes señales que se han dado respecto a las acusaciones de USAID y el anunciado nivel de acuerdo diseñado para la normalización de las relaciones que implica elevar el diálogo político a la jerarquía de embajadores.

Sostuvo que esta “incoherencia” se refleja en el Gabinete, donde “no existe una idea acabada de la importancia y el lugar de las relaciones internacionales”. En ese marco, opinó que “ha sido muy frecuente que se use ese expediente en temas de política interna”, especialmente en escenarios marcados por elevados niveles de conflictividad social.

Ayer, el ministro Romero en declaraciones al programa el Pueblo es Noticia continuó con los ataques a USAID. “Nosotros sentimos que hay actores externos que están interviniendo, que hay actores externos que están buscando que los movimientos sociales se enfrenten al Gobierno”, dijo. Informó que la Central de Pueblos Indígenas de La Paz recibe financiamiento de USAID a través de una ONG que se llama Wildlife Conservation Society (WCS), que “dirige la orientación de sus reivindicaciones programáticas y va moldeando el comportamiento de la organización”.

Estas declaraciones surgieron un día antes de la marcha confirmada por la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), que demanda del Ejecutivo la aprobación de sus estatutos autonómicos mediante usos y costumbres sin la intromisión del Órgano Electoral.

El Mandatario, en el acto de “consagración” de autoridades originarias del Consejo Nacional de Ayllus del Qullasuyu (Conamaq) indicó ayer: “USAID nuevamente, los gringos, están detrás de algunos dirigentes del campo y la ciudad, (...) esos vendepatrias de Bolivia y del exterior quieren comprar a nuestros dirigentes y confundir a la población con cualquier pretexto”.

Contó que conoció a casi todas las autoridades originarias de Conamaq “y algunos de nuestros hermanos mallkus y ex autoridades que ya dejaron de ser autoridad del Conamaq encuentro trabajando con la Embajada de Estados Unidos”. Por lo que exclamó que esos “no son nuestros principios, no voy a decir el nombre por supuesto, pero ahí está, y muchos hermanos también (los) han identificado, así algunas ONGs y fundaciones van infiltrándose para confundir”.

El ministro Romero, también la semana pasada, acusó al Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (Cejis) —institución en la que él trabajó— de estar detrás de la movilización que impulsa la CIDOB desde Trinidad y lo vinculó con la entidad norteamericana. El Cejis lo calificó de discriminador.