miércoles, 9 de junio de 2010

EEUU YA ASESINÓ A 17 MEXICANOS EN LA FRONTERA, EN LO QUE VA DE 2010

TELESUR
Aumenta a 17 número de muertos en frontera entre México y EE.UU
El Gobierno de México solicitará a las autoridades de Estados Unidos que investigue a fondo la muerte del adolescente y castigue a los responsables del hecho. El presidente Felipe Calderón indicó que utilizará todos los recursos necesarios para "proteger" los derechos de los mexicanos que cruzan a diario la frontera mexicano-estadounidense.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México reveló este miércoles que en lo que va de año 2010 el número de fallecidos en la frontera mexicano-estadounidense aumentó a 17 personas, respecto a las estadísticas oficiales desde 2008, cuando cinco inmigrantes perdieron la vida.

Este lunes, un adolescente de 14 años de edad de nombre Sergio Adrián Hernández fue baleado presuntamente por agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, cerca del Puente Negro (cruce de trenes al país vecino) a unos metros del puente Santa Fe de Ciudad de Juárez (norte).

La muerte del adolescente se suma a la de su compatriota Anastacio Hernández, quien murió el 28 de mayo luego de ser golpeado, pateado y recibir descargas de pistolas eléctricas en poder de oficiales de la Patrulla Fronteriza.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, señaló que su gobierno "condena enérgicamente" el homicidio de Hernández, "cuando un oficial de la Patrulla Fronteriza disparó contra un grupo de migrantes".

Según la Presidencia de México, utilizará todos los recursos a su alcance para proteger los derechos de los connacionales.

Calderón indicó que el Ejecutivo federal instruyó a la Secretaría de Relaciones Exteriores para solicitar al Gobierno de Estados Unidos investigue a fondo lo sucedido y castigue a los responsables.

Testigos del hecho dijeron a peritos de la Subprocuraduría de Justicia Estatal, en la zona norte del país, que el adolescente acostumbraba con otros amigos a jugar en las inmediaciones del río Bravo, donde fue abatido.

Por su parte, Ramiro Cordero, vocero de la Patrulla Fronteriza en El Paso, Texas (sur), dijo que "si hubo disparos realizados por agentes de la Patrulla Fronteriza y a partir de este momento se turna la investigación a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por su sigla en inglés).

Según Cordero, "esto se dio luego que el grupo de jóvenes lanzó rocas contra el agente", el cual fue suspendido y con goce de sueldo "mientras es investigado por la FBI".

México cuestionó la actuación de los agentes estadounidenses al indicar que "el uso de armas de fuego para repeler ataques con piedras representa un uso desproporcionado de la fuerza, particularmente proviniendo de autoridades que reciben un entrenamiento especializado en la materia".

La familia del adolescente manifestó su dolor frente a distintos medios de comunicación, tras señalar que Sergio Adrián era un estudiante de secundaria, sin adicciones, que "estaba en el lugar de ir a pedir dinero a uno de sus hermanos, que trabaja de maletero, para sus estudios".