viernes, 11 de junio de 2010

ESCRITOR BOLIVIANO ADVIERTE A EVO SOBRE LOS RIESGOS DE LA TENTACIÓN DEL EGO ANTE "HONRAS" DEL PODER MUNDIAL

Evo el conciliador consentido del Conservadurismo?
por Rolando Prudencio (Bolivia)

¿No es acaso sintomáticamente significativo y singular que de un tiempo a esta parte lo estén ejemplar, exagerada y extraordinariamente encumbrando a Evo?

Son pues algunos hechos los que inducen a imaginar este insondable intento, como es -entre otros- el que haya sido inesperadamente invitado por el mismo Papa Benedicto XVII para tratar trascendentales temas como es la crisis climática, ó hasta los propios prostituidos problemas que hacen a algunos pecadores pederastas y reluctantes religiosos del rebaño del Señor. O que haya sido invitado a la inauguración del Mundial en Sudáfrica, ó que vistosamente lo visite un famoso productor cinematográfico. O que deportivamente sea desafiado por el ex campeón mundial de ajedrez Anatoly Kasparov. En fin, parecería que solapadamente están sobándolo con la fingida finalidad de hacerlo figurar.

Admito que puede ser hasta un anecdótico ataque de aguafiestas el que hago, pero soy un incorregible incrédulo; más aún si estos congraciados convites son corteses y cosméticos coqueteos del convencional y convaleciente conservadurismo contrarrevolucionario.

Piensa mal y acertarás. Así es como afirma ese aprensivo adagio. Y es mejor pasar de matrero malpensado que usufructuadamente se utilice a Evo; quien expresa la esperanza para la emancipación de los eternos excluidos, para que con inconfesables intenciones su imagen sirva para sinuosa y cínicamente reconstituir los regímenes del conservadurismo, y que es al que contrariamente él combate.

Y es que éste síntoma es similar al que sutilmente ha sucedido en Bolivia, después de que el MAS democráticamente derrotara a la derecha en las elecciones pasadas. Claro que el encubierto efecto fue el entrismo de la derecha dentro el MAS. Y es que el orquestado objetivo de la derecha es desgastar desde dentro al MAS para su definitiva derrota en las próximas elecciones; y si es que el MAS llegará a terminar su gestión.

Claro que Evo tiene la suficiente personalidad como para darse cuenta de cualquier hipócrita intentona de complaciente y convidadamente convertirlo en un cómplice del Conservadurismo