jueves, 17 de junio de 2010

EVO Y LOS DESEOS DE LA DERECHA QUE SE DERECHICE

ROLANDO PRUDENCIO (BOLIVIA)
Evo y los deseos de la derecha de que se derechice
Esos deben ser los desesperados deseos de la derecha; más aún después de la reciente reunión con Rubén Costas. Claro que debo decir que desconcierta decir después de que se ha realizado esas recientes reuniones; más aún por lo que el mismo presidente previera de que: no tenía ganas de trabajar con delincuentes y separatistas, luego de que fuesen elegidos -entre ellos Rubén- como autoridades el pasado 4 de abril.

¿Qué es lo que ha pasado entonces? Es cierto que cuando hizo esa afirmación; lo que evidentemente daba a entender, era el desgano que tenía de hacerlo; pero también dio a entender que por más que no tenía ese deseo; debía hacerlo, pues es eso lo que le demanda la democracia; más aún a quien es además presidente de todos los bolivianos.

Fue algo parecido a lo que pasó cuando después de desactivarse la desestabilización en octubre del 2008, el oficialismo se vio en la obligación de reunirse con la orquestada oposición de la Media Luna. Y de igual masoquista manera manifestó el mandatario de que: él no sentía la menor gana de reunirse con conspiradores y separatistas. Es más que si de él dependiese no se reuniría nunca; pero estaban los organismos internacionales, como la misma ONU, entre otros que “presionaron” al presidente para que se provechosamente produzca esa reunión, que sirvió para desactivar la desestabilización.

Así que tuvo que hacerlo, puesto que en política a veces hay que tragarse sapos y culebras, a decir del extinto dirigente mnrista Walter Guevara. Además es cierto que Santa Cruz es aún un reducto reaccionario de la oposición oligarca, a pesar que el MAS haya mejorado en su apoyo electoral. No en vano pese a que Costas estaba descalificado como líder de los cruceños, y después de que precisamente se desbaratara la desestabilización y la desmembración derechistas, lo eligieron sin más reparaos a él para que sea el líder de la oposición, puesto que no había otro.

Repitiendo ese refrán de que en la política, se deben tragar sapos y culebras, es que también lo cruceños debieron dejar de lado sus resentimientos antes de las elecciones, y aceptaron la candidatura de Rubén Costas; primero porque no había otro, pero además porque había que cerrarle el paso al centralismo a cualquier costo.

Es a partir de ese anecdótico y ambivalente análisis que se podría entender que hace días atrás se han producido las recientes reuniones entre Evo Morales y Rubén Costas, la primera en La paz, y la segunda en Santa Cruz; las mismas que a más de uno se le ha hecho indigesta esas hipocresía de tener que tragarse esos sapos y culebras, pero la política vuelvo a repetir es así no más.

Eso si, cabe aclarar que la democracia, ó si quieren la política, no puede permitir que sea instrumentalizada la impunidad con el prefabricado pretexto de respetarse la voluntad popular. No en vano ése es el conflicto que actualmente atraviesan algunos alcaldes electos del país. Además que ahora la decisión sobre su culpabilidad ó no, ya no depende del poder ejecutivo; sino del ministerio público. Por lo que el juicio por malversación de los 10 millones de bolivianos que cometió Costas, no puede implicar impunidad, ya que no por haberse reunido con el presidente está ahora libre de polvo y paja.

Así mismo, aún así quisiera magnánimamente el mandatario Morales, de amistosamente absolverlo; no sólo que se empañaría su ejemplar entereza; sino que el pueblo no les perdonaría, ni a él, ni a Rubén. Pero además que el enjuiciamiento de Rubén está en manos del ministerio público, la fiscalía y los jueces, quienes sin más reparos deberán pronunciarse ya no más al respecto. Pero además que como ya se ha aprobado la ley Marcelo Quiroga Santa Cruz para investigarle las fortunas a quienes se han beneficiado con los fondos públicos, como puede ser el caso de Rubén Costas, puesto que a nadie le consta que de los diez millones de bolivianos, no se haya queda con parte de ese botín; el que se haya reunido con Evo no lo salva de rendir cuentas.

Pero no sólo es por estos asombrosos acercamiento que la descarada derecha desea que Evo se derechice; sino es porque la derecha -y de ello está muy consiente- provechosamente ha promovido el entrismo de la dentro el MAS -y éste no debe ser un tapado tabú- que debemos decirlo fuerte y claro, por quienes seguimos apoyando la MAS; a pesar de éstas “coordinadas” contradicciones, como ha sido esta reciente reunión con Costas.

Y es porque siempre Evo repite, recordando a los zapatistas de: gobernar obedeciendo al pueblo. O tal como él rectamente repite: Pueden haber errores pero nunca habrán traiciones.