jueves, 10 de junio de 2010

HONDURAS URGENTE: ¿SE VIENE EL GOLPE AL GOLPE? EL PAÍS, INGOBERNABLE

PRENSA LATINA
Clima de ingobernabilidad crece en Honduras
Escrito por Carmen Esquivel Sarría
Las declaraciones del dictador Porfirio Lobo sobre un supuesto complot para derrocarlo demuestran la inestabilidad social y política y el clima de ingobernabilidad prevaleciente en Honduras, afirmó hoy Radio Progreso.

Con su revelación, Lobo reconoció que su gobierno está sometido a la voluntad de un contado grupo de familias empresariales y políticas que pueden sustituirlo cuando no responda a sus intereses, advirtió la emisora.

El mandatario, electo el 29 de noviembre en comicios efectuados bajo el golpe de Estado, dijo esta semana tener información de grupos bien identificados que lo quieren sacar del poder.

"Quieren fregar al presidente de la República", afirmó Lobo el martes al término de una sesión del Consejo de Ministros y señaló entre los involucrados a tres líderes del gubernamental Partido Nacional.

Las declaraciones provocaron diversas reacciones en el país, donde este mes se conmemora el primer aniversario del golpe de Estado contra el gobierno de Manuel Zelaya, orquestado por un grupo de militares en contubernio con la oligarquía.

El analista Ajax Irías opinó que los grupos de poder, en alianza con los militares, iglesias y medios de comunicación, no cesan en querer ejercer el control del país.

"A ellos no les interesa la reconciliación y la paz, sino seguir manteniendo sus privilegios", afirmó Irías.

Un año después de los sucesos del 28 de junio la crisis continúa profundizándose, sin que se avizoren desde el sector gubernamental alternativas democráticas para restablecer la institucionalidad", señaló la Asociación de Jueces por la Democracia (AJD).

Denunció la AJD que en el país prevalece el clima de impunidad, los autores del golpe no han sido castigados y muchos de sus protagonistas ocupan hoy puestos clave en instituciones civiles.

Desde la toma de posesión de Lobo, el 27 de enero, las organizaciones sociales registraron más de 700 agresiones por motivos políticos, entre ellos los asesinatos de 12 dirigentes populares y de siete profesionales de la prensa.

A pesar de las gestiones para lograr el reconocimiento internacional, hasta ahora el país no ha sido reincorporado a instancias como el Sistema de Integración Centroamericana y la OEA.