viernes, 18 de junio de 2010

PARO TOTAL CONTRA EXPORTACIÓN DE GAS EN LA MITAD SUR DEL PERÚ

PRENSA LATINA
Crece polémica sobre gas tras exitoso paro en sur peruano
La polémica en torno a la exportación de gas se intensifica hoy en Perú tras un exitoso paro en cuatro regiones del sur, que continúa en dos de las mismas, contra la venta del recurso.

El ministro de Energía y Minas, Pedro Sánchez, insistió en el alegato oficial de que el país tiene suficientes reservas gasíferas para abastecer el mercado interno y exportar sin riesgo de desabastecimiento.

El paro cumplido ayer en las regiones de Arequipa, Cusco, Puno y Apurímac rechaza la venta por considerar las organizaciones sociales y autoridades municipales de esos territorios, que las reservas probadas no dan margen para exportar, criterio que comparten diversos expertos.

El presidente Alan García intentó ayer descalificar la paralización, que continúa hoy en la región de Puno, colindante con Bolivia, y en las provincias cusqueñas de La Convención, Canchis y Espinar, y sostuvo que los dirigentes de la misma manipulan el tema con fines electorales.

El secretario general de la Confederación General de Trabajadores del Perú, Mario Huamán, replicó que el gobierno miente sobre las reservas, pues los expertos sostienen que no garantizan el suministro interno en los próximos años.

Huamán desestimó las declaraciones del mandatario, señalando que éste califica toda protesta social como política con el fin de desacreditarla y condenó el apoyo oficial a la venta, que sólo beneficia a un consorcio transnacional que realiza el negocio.

El dirigente encabezó la marcha masiva realizada ayer en la ciudad de Cusco -a mil 165 kilómetros al sureste de aquí- en respaldo a la huelga, apoyada con bloqueos de carreteras en las provincias cusqueñas en La Convención, Espinar y Canchis, donde el paro sigue hasta hoy.

La huelga afecta seriamente al turismo, que tiene gran volumen en Cusco, al punto que está interrumpido desde ayer el servicio de tren a las famosas ruinas incas de Machu Picchu, principal atractivo del país.

En Puno, la protesta es total y está dirigida además contra el impacto ambiental de la construcción la hidroeléctrica de Inambari, una de las cinco que Brasil construirá en territorio peruano según un acuerdo firmado esta semana.

Sobre el punto, el ministro Sánchez sostuvo que la energía producida por las hidroeléctricas atenderá la demanda peruana y sólo el excedente será exportado a Brasil, lo que ponen en duda críticos del entendimiento.

El paro, según reportes de prensa, se sintió también en Apurímac y Arequipa, donde hubo igualmente marchas de protesta a las que se sumaron movilizaciones en Lima y algunos puntos del norte d el país.

En Lima a la marcha derechazo a la exportación se sumaron los miembros de la bancada parlamentaria del opositor Partido Nacionalista, que previamente abandonaron la sesión del Congreso de la República en protesta porque la directiva no aceptó un debate extenso sobre el tema.

Esos legisladores asistieron a la sesión enfundados en camisetas con el lema "El gas para el Perú".

Las críticas a la exportación de gas se extienden a sectores empresariales que reconvirtieron sus industrias para el consumo de gas y dicen tener dificultades para abastecerse de ese combustible.

El presidente de la Cámara de Comercio de Cusco, Carlos Milla, dijo que resulta inaceptable que el precio de exportación del gas sea menor que el pagado en Perú.

En Arequipa un juzgado civil rechazó por problemas formales una acción de amparo presentada por la Asociación de Consumidores, para que se suspenda la exportación del gas, cuyo inicio fue anunciado para los próximos días, y se dé prioridad al mercado interno.