jueves, 8 de julio de 2010

ARGENTINA GRAVÍSIMO: IGLESIA CATÓLICA LLAMA "HIJOS DE SATÁN" A QUIENES APOYAN EL MATRIMONIO GAY

MILENIO

Bodas gay son “movida del diablo”, asegura iglesia católica argentina

A una semana de que el Senado vote la ley que permitirá la unión entre personas del mismo sexo, el cardenal Jorge Bergoglio aseguró que esta medida pone en juego la supervivencia de la familia: papá, mamá e hijos.

La Iglesia católica de Argentina advirtió hoy que el matrimonio homosexual es “una movida” del diablo, a una semana de que el Senado vote la ley que puede colocar a este país en la vanguardia de derechos civiles en América Latina.

El cardenal Jorge Bergoglio, máximo jerarca católico en este país, dio a conocer su posición en una carta dirigida a religiosas difundida este jueves, en medio del intenso debate social que ha desatado la propuesta de reforma del Código Civil argentino.

“El pueblo argentino deberá afrontar, en las próximas semanas, una situación cuyo resultado puede herir gravemente a la familia. Se trata del proyecto de ley sobre el matrimonio de personas del mismo sexo", señaló Bergoglio en la misiva.

También llamó a no ser “ingenuos”, porque “no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios. No se trata de un mero proyecto legislativo sino de una movida del Padre de la Mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios".

La nueva ley, aseguró, pone en juego “la identidad, y la supervivencia de la familia: papá, mamá e hijos" y aseguró que si a los gays se les otorga el derecho de adopción, la vida “de tantos niños” estará en juego porque “serán discriminados”.

La adopción es uno de los temas más controvertidos de la nueva ley, pues un homosexual soltero sí puede adoptar, pero si está casado, no puede registrar el menor como hijo de su pareja.

Bergoglio, quien ha encabezado la campaña en contra de la reforma, afirmó que a los menores adoptados por gays se les priva “de la maduración humana que Dios quiso se diera con un padre y una madre”.

Aunque Argentina es un estado laico, el cardenal apeló al poder religioso al asegurar que “está en juego un rechazo frontal a la ley de Dios, grabada además en nuestros corazones".

Aseguró que “la patria” necesita en estos momentos “de la asistencia especial del Espíritu Santo que ponga la luz de la verdad en medio de las tinieblas del error; que nos defienda del encantamiento de tantos sofismas con que se busca justificar este proyecto de ley”.

La carta de Bergoglio se sumó a la intensa campaña que hay contra la nueva ley, a pesar de que todas las encuestas publicadas revelan que entre 60 y 70 por ciento de los argentinos están de acuerdo en aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La decisión está en manos del Senado, que sesionará el próximo miércoles en un clima de fuerte incertidumbre, ya que hasta ahora se prevé que hay 32 legisladores a favor, 30 en contra y 10 indecisos, cuyo voto puede inclinar la balanza hacia uno u otro lado.