sábado, 10 de julio de 2010

BOLIVIA: 2.000 DELEGADOS INDIOS DE CIDOB REINICIAN LA MARCHA HACIA LA PAZ PARA EXIGIR A EVO

LOS TIEMPOS (BOLIVIA)

Cidob decide reanudar marcha esta madrugada

Marchistas de Cidob en pausa, en Ascensión de Guarayos.  - Apg    Agencia

Marchistas de Cidob en pausa, en Ascensión de Guarayos. - Apg Agencia

Casi 2 mil marchistas de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob) se preparaban ayer para reiniciar hoy su movilización, desde Ascensión de Guarayos hasta Momené, luego de que esperaron a una comisión gubernamental para negociar un pliego de 13 puntos.

La presidenta de la Coordinadora de los Pueblos Indígenas del Trópico Cochabambino, Rosa Chao, dijo que unos 2 mil marchistas preparaban sus “tapekes” para partir a las 04:00 de hoy del punto donde la marcha hizo una pausa a la espera de obtener respuestas del Gobierno.

Chao explicó que la reanudación de la movilización se debió a que los indígenas consideraron que no fueron atendidos en su petición de que sea una comisión de ministros que les dé encuentro en el punto donde suspendieron su medida hace una semana, cuando una comisión del Senado firmó con ellos un acta de entendimiento de 12 puntos que los indígenas consideran se constituye en tan sólo uno de los puntos del pliego demandado al Gobierno.

Las demandas de la Cidob están vinculadas, esencialmente, al saneamiento de tierras, proyectos productivos, autonomía indígena, el aumento del número de curules para los grupos étnicos minoritarios en la Asamblea Legislativa Plurinacional y espacios de poder en el Ejecutivo.

Chao dijo que le molestó mucho que, por esta última demanda, el Gobierno califique a los pueblos indígenas de las tierras bajas como “busca pegas”, cuando ellos buscan compensar un derecho que ven que lo tienen otros sectores sociales afines al Gobierno, como las mujeres indígenas y campesinas de Bartolina Sisa, u otros sectores fundamentalmente campesinos.

Otro elemento de descontento en ese movimiento indígena es que el Gobierno tampoco ha cedido con los indígenas respecto a sus acusaciones de que su movilización está siendo orientada y financiada por la Agencia Norteamericana para el Desarrollo (Usaid, por su sigla en inglés), según explicó Chao, quien ratificó la reanudación de la movilización este sábado.

En principio, la medida de protesta debía reactivarse ayer, pero se postergó otro día más debido a que los marchistas decidieron esperar a la comisión política que buscó un acercamiento con el Gobierno en La Paz.

Los resultados desalentadores y el tiro de gracia que les dio el Gobierno advirtiendo que no atendería más las demandas de la Cidob enojó a los marchistas, por lo que anoche optaron por empacar sus cosas y enfilar desde hoy bien temprano hacia Momené.

Según informó el presidente de la comisión de marcha, Eladio Uraeza, ayer llegaron a Ascensión para plegarse a la marcha más de un centenar de originarios de los pueblos sirionó, mosetén y weenhayek, además de una veintena de la Amazonía.

Ayer en La Paz, el vocero Iván Canelas aseguró que el Gobierno está dispuesto a dialogar con los indígenas, pero aclaró que no se atenderán demandas que vayan en contra de las normas vigentes y no se dialogará en otro lugar que no sea La Paz.

“Hemos sido muy claros: no vamos a enviar a ninguna comisión al lugar de la marcha”, dijo el vocero a tiempo de expresar que el oficialismo aún tiene confianza en reinstalar el diálogo con la Cidob para dar solución al conflicto paralelo al proyecto de Ley Marco de Autonomías.

Denuncia
Por otro lado, la secretaria de Comunicación de la Cidob, María Zaravia, advirtió ayer que no descartan la posibilidad de denunciar ante la Organización de Estados Americanos (OEA) las acusaciones, hasta ahora sin pruebas, del presidente Evo Morales y su gobierno sobre el financiamiento que presuntamente recibe esta organización de Usaid para desestabilizar la actual gestión gubernamental.

En tanto, la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (Apdhb), Yolanda Herrera, exhortó a los marchistas y representantes del Gobierno a dialogar para consensuar soluciones al petitorio de tal organización social.

“Exhortamos al diálogo porque es uno de los mecanismos de solución entre ambas partes. Pero tiene que ser un diálogo tomando en consideración que hay una población que está demandando reivindicaciones en condiciones inhumanas con ancianos, niños y mujeres. Por ello, se debe proceder a un diálogo oportuno y rápido", instó.

Cocaleros proponen diálogo

Una vez que conoció la determinación de los marchistas de iniciar su caminata con rumbo a La Paz, el secretario general de la Gobernación de Cochabamba, Asterio Romero, pidió ayer a los dirigentes de la Confederación de los Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob) y a las otras organizaciones que la están apoyando “madurez” en el planteamiento de sus demandas al Gobierno.
La marcha indígena partió el pasado 21 de junio de Trinidad y pretende llegar hasta La Paz, pasando por el trópico cochabambino en las próximas semanas.
Romero aseguró que, en el caso de que los movimientos indígenas decidan continuar con la marcha y pase por Chapare, mantendrán la calma y promoverán “alguna concertación” entre cocaleros y marchistas.
Agregó que se comunicará con el sector cocalero del Trópico para decidir qué posición asumir de acuerdo a la determinación de la Cidob. Aclaró que el Gobierno ha optado por entender las necesidades y los planteamientos de los movimientos indígenas, por lo que insiste en que el diálogo aún no ha fracasado.

Amdepando pide expulsiÓn de cinco ONG

El Gobierno no decidió sobre el futuro de Usaid

El Gobierno aún no tomó una decisión sobre el futuro en Bolivia de la Agencia de Cooperación de Estados Unidos (Usaid, por su sigla en inglés) en el país, pero respeta la decisión que asumieron los alcaldes de 15 municipios en Pando de exigir la expulsión de cinco ONG que en esa región amazónica desarrollan proyectos con financiamiento de esa agencia norteamericana.

El portavoz de Gobierno, Iván Canelas, dijo ayer, en una rueda de prensa, que han tomado conocimiento de la decisión de la Asociación de Municipios de Pando (Amdepando), que en la víspera emitieron una resolución en la que las acusan de acechar al gobierno del presidente Evo Morales y de infiltrarse en las organizaciones locales.

La gubernamental Agencia Boliviana de Noticias informó que las ONG Conservation Strategy Fund (CSF), Herencia, Puma, WCS Rainforest Alliance y Armonía deberán cerrar sus operaciones luego que la Amdepando, que reúne a 15 municipios de este departamento amazónico en el norte de Bolivia, las denunciara por inocular organizaciones sociales bolivianas con fines "desestabilizadores" del proceso de cambio que lleva adelante Bolivia desde enero de 2006.

"Como alcaldes del mayor territorio amazónico, poblado por hombres y mujeres dignos, decidimos soberanamente en cada una de nuestras jurisdicciones expulsar a todas las ONG, empresas, agencias y proyectos financiados por el gobierno de Estados Unidos a través de Usaid", afirmaron en una carta pública que proclama a Pando "Territorio amazónico libre de Usaid".

En ese mismo marco, las ONG enfrentan la obligación de brindar informes sobre sus programas, proyectos y actividades. "Desde hace décadas, el departamento amazónico de Pando se ha constituido en un territorio enajenado por Usaid con la complicidad de varias ONG que, bajo el maquillaje de lucha contra la pobreza y preservación del medio ambiente, se dedicaron a traficar ilegalmente especies silvestres, secuestrar recursos de la biodiversidad y realizar intervenciones arbitrarias sin permiso”.