jueves, 22 de julio de 2010

BOLIVIA EXPULSARÁ MENONITAS

AMERICA LATINA AP

Bolivia: anuncian desalojo de menonitas

The Associated Press

Los menonitas de dos colonias podrán ser desalojadas de sus tierras en el oriente boliviano por ocupación ilegal de predios, pero también por quema y tala de bosques, se informó oficialmente.

Unos 45.000 menonitas, buena parte de ellos canadienses y mexicanos, viven en Bolivia dedicados a la labranza en regiones apartadas del oriente. Conservan con celo sus tradiciones centenarias y creencias religiosas. Viven sin electricidad, ni automóviles, se transportan en carretas y visten ropas confeccionadas por ellos mismos.

El director de Fiscalización de Bosques y Tierras (ABT) Cliver Rocha denunció en rueda de prensa "que los menonitas se convirtieron en parte de la cadena de tráfico y ocupación ilegal de tierras agrarias y forestales".

Una de las colonias denominada Río Negro por el lugar de su ubicación en la provincia amazónica de Beni en el nordeste será desalojada en cualquier momento por apropiación ilegal de tierras. Unas veinte familias viven en la zona.

El litigio demoró dos años y el fallo fue a favor del Estado que deberá ejecutar la reversión de tierras, dijo Rocha pero no mencionó plazos.

Los menonitas alegaron anteriormente que fueron estafados por traficantes de tierras que les vendieron 37.000 hectáreas.

Otra colonia religiosa en la provincia oriental de Santa Cruz también podría correr la misma suerte por "desmonte y quema ilegal" del bosque con fines agrícolas.

Rocha no mencionó el número de familias que se verían afectadas.

Las colonias menonitas encabezan la lista de quienes más queman el bosque para habilitar tierras y sus métodos tradicionales de cultivo son con frecuencia depredadores del medioambiente, dijo el funcionario.

En los que va del año la ATB contabilizó 5.152 focos de calor que afectaron a 336.740 hectáreas. Otros informes aseguran que cada año, Bolivia pierde más de 300.000 hectáreas de bosques por la quema para fines agrícolas.

Los agricultores apelan a ese método por ser el más el económico. La norma fija una multa de apenas 20 dólares por cada 100 hectáreas de floresta quemada sin autorización. El gobierno analiza endurecer las penas.