domingo, 4 de julio de 2010

BOLIVIA: JUAN DEL GRANADO, DEL MSM, PLANTEA 4 DESAFÍOS PARA EL GOBIERNO DEL MAS DE EVO MORALES

FM BOLIVIA

Juan Del Granado plantea a Evo Morales 4 desafíos para su Gobierno

Juan Del Granado, ex alcalde de La Paz y ex aliado político del presidente Evo Morales, planteó ayer cuatro desafíos para la segunda etapa del proceso de cambio que impulsa el Movimiento Al Socialismo (MAS).


Según la ex autoridad edil, no se trata solamente del nuevo escenario político institucional que se ha configurado con el amplio respaldo nacional del MAS, sino, sobre todo, de los nuevos desafíos de la transformación que deben reconfigurar la vida pública, la actividad política y el debate democrático, dejando ya de lado la confrontación virulenta con los sectores opositores.

Los cuatro pilares que plantea son el proceso de construcción autonómica, el proceso legislativo institucional, el proceso económico productivo y el proceso de construcción plurinacional.

En el primer caso, según dijo, se trata de una descentralización profunda de competencias y recursos económicos a partir de las nuevas unidades territoriales autónomas, ya sean departamentales, municipales, regionales e indígenas.

En el proceso legislativo institucional, según Del Granado, casi todas las propuestas de ley “han partido de proyectos desprolijos, con evidentes deficiencias de forma y de fondo”. Además, el MAS ha impedido expresamente el debate y la discusión en la Asamblea.

En el proceso económico productivo, si bien el presidente Evo Morales “tiene una estabilidad económica positiva, no existe generación de empleo”; mientras en el cuarto pilar identifica un “excesivo discurso étnico” del MAS, que en los primeros años alejó de su proyecto al resto de la población no indígena del país, por lo cual después practicó la cooptación de organizaciones sociales.

Para destacar

El ex Alcalde paceño sostiene que el Gobierno aún no ha atacado el asunto de la dotación de empleos para la población.

También habla de un discurso étnico que provocó que la población no indígena se alejara del proyecto masista.

“La Ley de Autonomías es un proyecto insuficiente y con sesgos centralistas”

—¿Cuáles son los desafíos principales que tiene el Gobierno en la implementación de las autonomías?

—Hay muchas cosas que está viviendo el país. Hay problemas y hay logros, y también retrocesos. Lo que queremos transmitir es una visión de orientación de lo que el país está viviendo. Estamos viviendo un segundo momento caracterizado por un tiempo largo de implementación y de despliegue de la nueva concepción estatal, y en éste encontramos cuatro desafíos esenciales: el proceso autonómico, el legislativo institucional, el económico productivo y el de construcción plurinacional de la comunidad.

—¿En qué consisten estos retos?

—Son cuatro desafíos que en nuestro criterio conforman esta segunda etapa larga del proceso de cambio y son procesos que no se van a resolver o desarrollar en meses o semanas, sino en los próximos cinco años. Pero en éstos vemos con preocupación deficiencias cada vez mayores en la conducción gubernamental, que pueden afectar de manera peligrosa al presente proceso. En el proceso autonómico, que es la construcción de la Bolivia autonómica, hay dos pilares en la construcción del país: la Bolivia inclusiva e igualitaria, y a su lado está la Bolivia autonómica. Pero el Gobierno empezó de manera equívoca este proceso. Primero fueron esos tres artículos impertinentes de la Ley Transitoria (sobre la suspensión de gobernadores con acusación formal); en segundo lugar, la toma de la Alcaldía de Sucre (con la salida de Jaime Barrón) y lo más preocupante es un proyecto de Ley Marco de Autonomías al menos insuficiente, con claros sesgos centralistas y con una visión mezquina respecto a la redistribución de recursos económicos.

El proceso legislativo como tal no tiene que ver sólo con las cinco leyes fundamentales, éstas tienen que ver con todo el despliegue legislativo institucional de la nueva Constitución. Y también vemos falencias en la conducción gubernamental. Los proyectos de ley son desprolijos y tienen errores de forma y de fondo. Pero no es esto lo más preocupante, hay una actitud y una decisión gubernamental de no discutir, de no debatir, de no concertar.

En el desafío productivo, está la estabilidad económica financiera, está bien la política de bonos, pero van pasando cinco años y no hay industrialización en las áreas estratégicas: el gas, los minerales. Y ello repercute sobre el empleo, y ahí no vemos rumbo. Lo que no existe es el plan y una visión de un modelo económico de acumulación de un nuevo modelo económico.

Por último, está el desafío del proceso de construcción plurinacional, que no es sino la construcción de iguales en esta sociedad nuestra de indios, mestizos, cambas, collas, que está claramente afectada no sólo por los excesivos discursos étnicos del Gobierno, que alejaron a la población que no es indígena, sino ya hay un tratamiento inadecuado de las propias agrupaciones sociales, el manejo de los problemas (linchamientos) en Uncía da cuenta de este fenómeno peligroso que ha provocado pugnas internas que el propio MAS está alimentando a partir de una visión prebendal de la representación social y, lo que es peor, lo que está pasando con los indígenas de tierras bajas que reclaman lo que está en la Constitución y lo que les ofreció el Gobierno.

Estos cuatro grandes desafíos no están bien encarados por el Gobierno y estamos a tiempo de corregir esto, y ésa va a ser la línea de trabajo del Movimiento Sin Miedo.
La Prensa