martes, 20 de julio de 2010

BOLIVIA: LA MARCHA INDÍGENA HACE SU AUTONOMÍA AL ANDAR

Rolo Prudencio (BOLIVIA)

La marcha indígena hace su autonomía al andar

A pesar de haberse aprobado la nueva Constitución hace más año y medio atrás, la cual reconoce el régimen de la Autonomía Indígena, ó hace tres días atrás la ley Marco de Autonomías, y con la cual los dirigentes de la CIDOB, están satisfechos en un 98 por ciento de su contenido; y es más, a pesar del intenso frío, como los resfríos que ha recrudecido en todo el país el fin de semana, cuando justamente se ha aprobado la ley; la marcha de la CIDOB -valga la redundancia- la marcha sigue su marcha.

¿Qué pensar entonces de la desconcertante decisión de la CIDOB de mantener la marcha; siendo además los indígenas, los incondicionales y auténticos aliados del MAS? Claro que no por ello que voy a burdamente buscar enemigos entre hermanos, automática y apresuradamente acusando a USAID -lo de hermanos; para nada es por si caso por USAID- de estar instrumentalizando a los indígenas para desestabilizar y desgastar al gobierno, aunque tampoco es un secreto, que sediciosamente USAID haya usado la cooperación para conspirar; así que no por ello es para atacar ahora a los indígenas desconociendo sus demandas; pero además inculpándolos con una inaceptable e intrigante injuria.

Y es que; justa y jumentamente es hacerle el juego a la estrategia de los estadounidenses de: dividir para reinar; pero además, sin que esta vez los entrometidos estadounidenses se molesten en mover un solo dedo.

Es por ello que el gobierno, no debe fácilmente fastidiarse para impedir que los indígenas mantengan su marcha, demandando derechos que constitucionalmente les asiste; ya sea para solicitar la consulta sobre la explotación de recursos naturales que estén dentro su territorio, ó para que la representación indígena se incremente a un mayor número de escaños, y como además ese fue el compromiso del gobierno, y otras varias demandas más, como es la reversión de las tierras en poder de los latifundistas, como es el caso del Movimiento Sin Tierra, en Santa Rosa del departamento de Santa Cruz.

En fin, que parte de sus denodadas demandas estén ahora asumidas por la nueva ley marco de autonomías, ó que éstas dependan de lo que definirá el censo poblacional a realizarse el próximo año para dotar un mayor incremento de los escaños; éstas son parte de las remotas reivindicaciones, como de la rebelde resistencia, histórica e indomable de los indígenas.

Así que la Marcha de los Indígenas del CIDOB, es parte de la marcha del Proceso de Cambio; y que éste es sin vuelta, tal como manifiesta el mismo mandatario; y además porque: Caminante no hay camino, el camino se hace al andar.