viernes, 9 de julio de 2010

BOLIVIA: NUEVO ENFRENTAMIENTO ENTRE GOBIERNO DE EVO Y GOBERNADOR OPOSITOR RUBÉN COSTAS

TERRA
Por Carlos A. Quiroga L.

El principal gobernador opositor de Bolivia, Rubén Costas del departamento oriental de Santa Cruz, quedó el viernes en puertas de su suspensión indefinida por haber denunciado, hasta ahora sin pruebas, que el vicepresidente Alvaro García recibía dinero del narcotráfico.

La posibilidad de la suspensión del frecuentemente iracundo gobernador derechista, con riesgo de una nueva ola de choques políticos, quedó planteada al confirmarse que el vicepresidente presentó ante la fiscalía una denuncia pidiendo el procesamiento de Costas por desacato.

El fiscal de distrito de La Paz, Williams Dávila, dijo que el proceso se inició efectivamente el viernes: "Hemos recibido hoy la denuncia y el procedimiento es que (...) se procederá a su análisis y posterior sorteo de fiscal encargado, en un trámite ordinario como cualquier otro", declaró a reporteros.

Si la fiscalía emite una acusación formal, en un plazo no predeterminado, Costas será suspendido el tiempo que dure el juicio, dejando a la oposición conservadora sin uno de sus líderes quien fue electo recientemente primer gobernador autonómico de Santa Cruz, el bastión de la derecha local.

Previamente, el mismo viernes, el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, comunicó el respaldo pleno del Gobierno izquierdista del presidente Evo Morales a la decisión del vicepresidente de querellarse contra Costas.

"En este delito de desacato no hay retractación posible, no corresponde una disculpa. Es un delito contra la función pública, contra la autoridad legal y democráticamente constituida", dijo Saavedra en conferencia de prensa.

"Conforme a la normativa vigente, el gobernador Costas en este momento puede seguir desempeñando funciones de gobernador, (pero) si existiera una acusación formal por parte del fiscal encargado, puede ser suspendido de sus funciones", apuntó.

GOBERNADOR DESAFIANTE

Costas, quien como prefecto de Santa Cruz encabezó en los cuatro años pasados violentas protestas y hasta un supuesto intento de golpe contra Morales, es uno de los tres gobernadores opositores electos en abril, cuando Bolivia entró a un régimen de autonomías. Los otros seis son oficialistas.

Cuando fue divulgado el jueves un primer anuncio del juicio, el gobernador dijo que no se retractaría, aunque sugirió que había sido malinterpretado cuando dijo que el narcotráfico en Bolivia iba en aumento ante la pasividad del Gobierno.

"Es un show para disfrazar la imposición que seguramente habrá con la ley para no respetar las autonomías (...), para distraer y provocar enfrentamiento entre los bolivianos", dijo, refiriéndose también a una ley orgánica que debate actualmente la oficialista Asamblea Plurinacional.

El nuevo choque entre el Gobierno socialista y la oposición radicada en las regiones se hizo público desde el martes, cuando Costas aludió al narcotráfico en una declaración de rechazo al proyecto oficial de ley de autonomías.

"A usted señor García Linera le digo que empiece a construir cientos de cárceles (para los autonomistas de Santa Cruz) con el dinero que le da el narcotráfico", amenazó el gobernador.

"Cuando se le acabe la borrachera del poder le digo que quien tendrá que responder en el banquillo de los acusados por corrupción, por narcotráfico y terrorismo de verdad es su célebre y funesta persona", añadió.

García lo emplazó de inmediato a que presente ante la justicia las pruebas de sus supuestos nexos con el tráfico de drogas y, ante la negativa de Costas a acudir a la justicia, anunció el jueves que presentaría la denuncia por desacato.

El ministro Saavedra advirtió que "la única forma de que pueda acabar este proceso es mediante la sentencia judicial", que en caso de ser condenatoria implicaría hasta tres años de cárcel.

No es la primera vez que Costas ataca con dureza al Gobierno, al que suele acusar de dictatorial y estar sometido al presidente izquierdista de Venezuela, Hugo Chávez.

El gobernador cruceño calificó varias veces a Morales como "asesino" y llegó a decir que el mandatario boliviano y su aliado venezolano eran unos "macacos".

(Editado por Silene Ramírez)