martes, 6 de julio de 2010

COSTA RICA A PUNTO DE DEJAR DE SER PAÍS SOBERANO Y CONVERTIRSE EN PROVINCIA NORTEAMERICANA

RFI
Preocupación por arribo de buques de guerra estadounidenses
La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla.
La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla.

La Marina de Estados Unidos enviará 46 navíos a Costa Rica para luchar contra el narcotráfico tras obtener la aprobación del Congreso costarricense. La oposición denuncia la falta del control de los buques y una violación de la soberanía nacional. La presidenta Laura Chinchilla niega una militarización del país.

Unos 46 buques de guerra, 200 helicópteros, 7.000 soldados estadounidenses y diez aviones Harrier enviados por Washington entrarán en aguas costarricenses entre el 1 de julio y el 31 de diciembre de 2010 tras la aprobación del Congreso de Costa Rica.

El país centroamericano, que constitucionalmente carece de Ejército, ha suscrito un acuerdo de 10 años con EE.UU. para que los guardacostas estadounidenses incauten cargamentos de droga, lo que permitió el secuestro de 80 toneladas de cocaína provenientes de Sudamérica entre 2006 y 2010.

Sin embargo, el anuncio de la llegada de los buques estadounidense ha provocado protestas de la oposición. El diputado Luis Fishman, de Unidad Social Cristiana, calificó como "acto inconstitucional que afecta la soberanía nacional" el permiso que diputados oficialistas y de partidos minoritarios aprobaron la noche del jueves.

"Lo que no estamos de acuerdo es que entren sin ningún tipo de control, que se aprobara como un solo paquete el ingreso de los barcos, además de que se violenta la soberanía", cuestionó la diputada Carmen Granados, del opositor Partido Acción Ciudadana.

"No podemos saber qué traen, si traen drogas, armas, porque no hay controles sobre su ingreso al país", insistió Granados.

"El convenio de patrullaje conjunto vigente es con el Servicio de Guardacostas y ahora el Congreso lo extiende a la Marina" de guerra norteamericana, subrayó la diputada.

Frente a las críticas, la presidenta costarricense Laura Chinchilla hizo una defensa de la medida desde su página de Facebook: “No admitiremos la militarización de la lucha antidrogas. El Ministro José María Tijerino y el Comisionado antidrogas aclararán lo del permiso legislativo”, indica en su página de la red social.

Según el asesor legislativo Franklin Carvajal, al aprobar el ingreso de barcos de guerra el Congreso debe conocer de antemano cuántos días van a permanecer en el país, a qué vienen y cuántos tripulantes traen.

"Los permisos deben otorgarse de uno en uno y no en un solo paquete como ocurrió la noche del jueves, cuando se aprobó un solo permiso para 46 embarcaciones de guerra", explicó Franklin Carvajal.

Esta polémica se da en momentos en que las autoridades policiales de Costa Rica aseguran que el país dejó de ser una ruta de paso de la droga para convertirse en zona de almacenamiento de narcóticos.