lunes, 19 de julio de 2010

PANAMÁ: INVESTIGARÁN RESPONSABILIDAD DE PRESIDENTE MARTINELLI EN MASACRE CONTRA OBREROS INDIOS DE BOCAS DEL TORO

EL UNIVERSAL (VENEZUELA)

Proponen comisión independiente para investigar "masacre" en Panamá

El coordinador el Consejo Nacional de Trabajadores (CONATO), Miguel Edwards, propuso la creación de una comisión independiente, con presencia de organismos internacionales, para que investigue la matanza de obreros indígenas en la caribeña provincia panameña de Bocas del Toro.

Edwards dijo que es necesario que opere una comisión independiente que investigue la represión policial en Changuinola, en Bocas del Toro, en la frontera con Costa Rica, en contra de trabajadores de la Bocas Fruit Company, quienes habían declarado una huelga para rechazar la Ley 30 que vulnera conquistas sindicales, informó DPA.

El dirigente del CONATO confirmó que la población en las áreas afectadas por la violencia se negó a aceptar bolsas de comida repartidas el gobierno, porque "no quiere dádivas, sino justicia". Añadió que "la dignidad no se cambia por unas latas de atún o algunas libras de arroz".

Una comisión gubernamental encabezada por el presidente de la república, Ricardo Martinelli, viajó el pasado fin de semana a Bocas del Toro, para trabajar en una mediación y aceptó que hubo excesos. Sin embargo, Edwards respondió que "lo ocurrido allá (en Changuinola) es muy grave, y no puede quedar en el olvido".

Debido a ello, abogó por la pronta instalación de una comisión independiente integrada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Naciones Unidas y la sociedad civil panameña, para que presente un informe en un plazo no mayor de seis meses.


Violenta represión
Los informes manejados por el CONATO revelan que los trabajadores de la Bocas Fruit Compay fueron reprimidos con saña por agentes antimotines de la Policía Nacional, tras rechazar en las calles la Ley 30, conocida como "Ley 9 en 1", (que reformó los códigos de Trabajo, Penal, Judicial, así como seis leyes, entre ellas del Ambiente y Aviación) y de la que están suspendidos tres polémicos artículos referidos al tema laboral.

Edwards afirmó que la represión se convirtió en una "masacre" y se produjo, incluso, dentro de las casas, lo que provocó que algunas personas murieran asfixiadas por los gases disparados. Añadió que aún hay trabajadores heridos en la clandestinidad, por temor a ser detenidos por los organismos de seguridad del Estado.

Recordó que está en proceso una demanda que será presentada por la Organización Regional Interamericana de Trabajadores (ORIT), en contra del gobierno panameño en la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA), para que sean condenados los actos brutales e indemnizados los familiares de las víctimas.

Al respecto, planteó que el CONATO y la ORIT se comunicaron con sindicatos en Estados Unidos, Canadá y Bélgica, para denunciar en los Parlamentos de esos países la represión contra el movimiento obrero panameño y los crímenes cometidos por el gobierno de Panamá, al tratar de imponer por la fuerza una ley antipopular.

El CONATO está integrado por nueve centrales obreras y varias federaciones sindicales. Hasta ahora, ha desestimado la oferta de acudir al diálogo convocado por Martinelli, pese a que algunos activistas acogieron el inicio de las conversaciones.