domingo, 11 de julio de 2010

PANAMÁ: PRESIDENTE MARTINELLI AVANZA HACIA UNA DICTADURA SANGRIENTA

ANSALATINA
PRESIDENTE ANUNCIA QUE NO DEROGARA LEY CONTROVERSIAL
El presidente panameño, Ricardo Martinelli, dijo hoy que no derogará la Ley 30, que modificó aspectos laborales importantes y que provocó masivas protestas sindicales en los que han muerto dos personas y una huelga general. "La ley no se va a derogar y se interpretará tal cual indica la normativa, porque no afecta los derechos laborales", dijo hoy Martinelli.

En compañía de ministros de Estado, Martinelli indicó que el Gobierno continúa con el diálogo permanente para resolver la situación de Changuinola, Bocas del Toro, donde hubo violentas protestas, y se espera que en las próximas horas se pueda llegar a un entendimiento.

Trabajadores bananeros cumplen hoy diez días de huelga en rechazo a la Ley 30. En las protestas murieron dos trabajadores, según el gobierno, aunque fuentes sindicales hablan de cinco víctimas.

"La intransigencia de un grupo de sindicalistas no puede acabar con la industria bananera en Changuinola", subrayó Martinelli.

Los trabajadores panameños decretaron una huelga nacional desde el próximo martes en contra de la Ley 30 y en solidaridad con los trabajadores bananeros de Bocas del Toro.