martes, 20 de julio de 2010

VENEZUELA: GUERRA ENTRE CHAVEZ Y LA IGLESIA CATÓLICA

EL TIEMPO (COLOMBIA)

Se calienta pelea de Hugo Chávez con la Iglesia Católica en Venezuela

Jorge Urosa, arzobispo de Caracas, es el eje de la nueva  tensión con la Santa Sede. Chávez llamó a consultas a su embajador en  el Vaticano.

Foto: Alexandra Blanco / El Nacional. Venezuela. GDA

Jorge Urosa, arzobispo de Caracas, es el eje de la nueva tensión con la Santa Sede. Chávez llamó a consultas a su embajador en el Vaticano.

"Pasando por encima de la Constitución Nacional, el presidente (Hugo Chávez) quiere llevar al país por el rumbo marxista, que copa todos los espacios, es totalitario y conduce a una dictadura, ni siquiera del proletariado, sino de la cúpula que gobierna".

Este es quizá el extracto más duro de las declaraciones dadas por el cardenal venezolano y el párrafo que desató la ira del mandatario venezolano y de su Gobierno, hasta el punto de poner "en revisión" el convenio que rige las relaciones entre Caracas y el Vaticano.

Durante los últimos días, en cada alocución presidencial -que ocurren a diario, hasta tres veces incluso-, Chávez ha dedicado decenas de insultos al cardenal, al que ha acusado de formar parte de la oposición venezolana que quiere darle un "golpe de Estado", por haber criticado a su Gobierno por el deficiente manejo de 130.000 toneladas de alimentos que se pudrieron en manos de la red estatal de mercados.

No es la primera vez que Chávez se expresa con dureza sobre la jerarquía católica venezolana, a la que ha calificado como "demonios, estúpidos y vagabundos".

Y aunque se esperaba que el último capítulo de la saga se viera hoy en el Parlamento (de mayoría oficialista), el cardenal declinó la invitación hecha por la Asamblea Nacional para que acudiera y dijera "cuáles son las leyes que objeta y las violaciones a la Carta Magna que supuestamente ha hecho el Presidente".

Urosa señaló el lunes que en esa instancia no están dadas las condiciones para un "diálogo beneficioso" e invitó a los diputados a escoger, junto a la Conferencia Episcopal, un escenario neutral.

Revisar el convenio

Mientras tanto, Caracas, que llamó a consultas a su embajador ante el Vaticano, estudia la posibilidad de endurecer las relaciones con la Santa Sede retirando la compensación económica que el Estado otorga a la Iglesia

De acuerdo con un convenio, que data de 1964, el Estado venezolano le concedió ciertos privilegios al catolicismo por sobre otras religiones, al comprometer el traspaso de recursos provenientes de la exportación de petróleo para financiar obras sociales y proyectos educativos.

A cambio, la Iglesia consulta a Venezuela antes de nombrar a los clérigos que serán obispos o cardenales.

Algunos expertos no descartan que el Gobierno venezolano adelante la orden y actúe de hecho, no tanto para afectar el fondo de las relaciones con la Iglesia sino para mantener viva la polémica y bajarle el volumen al escándalo de los alimentos descompuestos, que todavía suena con fuerza en la prensa local.

VALENTINA LARES MARTIZ
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
CARACAS