viernes, 6 de agosto de 2010

BOLIVIA: ES GRAVE LA SITUACIÓN EN EL POTOSÍ REBELDE

UNIVERSAL (VENEZUELA)
Bolivia: bloqueo de rutas tiene en difícil situación a cientos de turistas

06 de Agosto de 2010.

"Por acá no pasa nadie", dice desafiante un dirigente apostado en una ruta de acceso a Potosí, en el sur de Bolivia, de más de 160.000 habitantes, bloqueada desde hace nueve días por protestas contra el gobierno que impiden salir a decenas de turistas de varias nacionalidades.

Sindicatos de maestros, mineros y campesinos tomaron las principales rutas de acceso a Potosí (550 km al sur de La Paz) desde el 29 de julio y este viernes hicieron lo propio con el aeródromo local, bloqueando el paso a todos quienes pretenden entrar o salir de la ciudad.

La situación se ha convertido en una verdadera pesadilla para turistas que no encuentran la manera de salir de allí.

En el aeropuerto de Potosí -con capacidad sólo para avionetas- turistas de Francia, Brasil, Canadá, Chile, Alemania, Suiza, Argentina, Italia y España aguardaban en la mañana para poder salir aunque las posibilidades eran mínimas.

En la tarde, el aeródromo -el único de la ciudad- fue tomado por manifestantes a punta de piedra y dinamita.

"Mineros tomaron el aeródromo, pusieron piedras en la pista y alrededor de las instalaciones se encuentran (los manifestantes) con dinamitas y no dejan entrar a nadie", confirmó a la AFP el vocero de las protestas, Alberto Encinas.

Igualmente una multitudinaria protesta colapsó este viernes por poco más de cuatro horas las calles de esta ciudad.

"Es una marcha de protesta prevista y que recibió una masiva presencia del pueblo", dijo a la AFP, Celestino Condori, dirigente sindical líder de la protesta.

Los turistas se han visto muy afectados por la situación, agravada además por la altura de la ciudad, de casi 4.000 metros sobre el nivel del mar.

"Tengo a cargo dos hijos y una persona asmática", dice a la AFP el francés Pascal Goujot. "Fuimos a la Cruz Roja. Nos dieron un poco de oxígeno y nos recomendaron descender lo más pronto posible, pero no podemos salir".

"No hay policía, no hay Ejército, es la anarquía completa", señala.

También señala que los tacos de dinamita -con los que los manifestantes se hacen escuchar- "explotan por todos lados", mientras que "las embajadas se limitan a decir 'quédense en sus hoteles'".

Bastante molesta, la francesa Luzmira Giniot dice que "la situación es grave. Fui a ver los sindicatos, a la policía, a los militares. Estos últimos nos dijeron que no podían hacer nada por nosotros; que si salían a la calle iba a haber una guerra civil".

Los turistas han intentado salir pero los buses son detenidos en los puntos de corte. En la ruta se ven piedras y vidrios que ocupan el ancho de la ruta para evitar el paso de cualquier automóvil.

"Hubo un intento de salida el martes y luego de pasar dos cortes, en un tercero, donde había mineros, el asunto se puso violento, con amenazas de usar dinamita y el chofer no quiso forzar la situación", dice Romain Le Du, un francés que señala que entre los turistas hay personas "con imperativos de fecha y otros más jóvenes que lo toman con más filosofía".

"Nos quedamos todo el día a bloquear y en la noche no pasa nadie", dijo a la AFP el dirigente sindical Rolando Soto, de la población de Chacabuco, a unos 60 km de Potosí, en medio de la agreste pampa y a más de 3.800 metros de altura.

Según Juan Mamani, habitante de Chacabuco, el jueves se produjeron incidentes entre manifestantes y personas que trataban de cruzar un bloqueo. "Los bloqueadores golpearon a una señora y pincharon las llantas con espinas", afirmó.

Potosí demanda al gobierno que se defina a su favor acerca de un desacuerdo limítrofe por la jurisdicción de Coroma, también reclamada por el vecino departamento de Oruro. Además de eso exigen la construcción de una fábrica de cemento y otras reivindicaciones más.