domingo, 8 de agosto de 2010

BOLIVIA: A EVO, POTOSÍ SE LE VA DE LAS MANOS Y EL GOBERNADOR (DEL MAS) ENCABEZA LA REBELIÓN Y AMENAZA CON RENUNCIAR

RFI
Crece el conflicto y el Gobernador se suma a la huelga de hambre

Un grupo de mineros protesta este sábado en la Plaza de Armas de Potosí, durante una de las tantas manifestaciones que suman tensión a la crisis.
Photo: ReutersPor RFI
Félix González amenazó el sábado con renunciar a su cargo por “desatención del gobierno” de Evo Morales a una serie de demandas de su región. Los campesinos endurecen los cortes de rutas. El aeropuerto y la vía de salida hacia Chile están bloqueados.

"Me retiro en el transcurso de los siguientes dos meses porque la política es sucia, asquerosa, no voy a volver nunca más, voy a poner mi cargo a disposición", dijo quien hasta hace no mucho fuera el hombre fuerte de Morales en Potosí. Ahora, es uno de los cabecillas de las demandas contra su gobierno.

Desde su lugar de ayuno –que comenzó en las primeras horas de este sábado-, González hizo un llamado al presidente para que resuelva el conflicto que se traduce en bloqueos de rutas, manifestaciones y huelgas desde el pasado 29 de julio.

Potosí demanda al Gobierno que se defina a su favor sobre un desacuerdo limítrofe por la jurisdicción de Coroma, también reclamada por el vecino departamento de Oruro. Además de eso exige la construcción de una fábrica de cemento, entre otras reivindicaciones que –según los manifestantes- son ignoradas por Morales.

Hasta el día de hoy, los ánimos siguen alterados. En las últimas horas, la Plaza de Armas de Potosí, donde están la Municipalidad y la Gobernación, se vio poblada de carpas multicolores en las que autoridades regionales, municipales, funcionarios públicos, gremiales y sindicalistas se sumaron a los piquetes de huelga de hambre. El corte de la vía ferroviaria hacia Chile aumentó la tensión, mientras decenas de turistas siguen varados por los cierres de otras las vías de salida, incluido el pequeño aeropuerto local.

"Comprometidos con las demandas del pueblo potosino es que hemos asumido esta medida extrema. En esta huelga participan oficialistas y opositores y la respuesta del pueblo ha dado su total apoyo contra las mentiras del Gobierno", dijo el presidente del Concejo Municipal de Potosí, Remberto Gareca.

En las zonas rurales de Potosí, los campesinos mantienen tomadas las principales rutas que unen este departamento con el resto del país."Aquí las medidas son radicales, no dejan pasar ningún vehículo. Aunque la dirigencia en Potosí da permisos a extranjeros, las bases decidieron que no pasan hasta que el gobierno de solución", explicó Janet Chipana, representante de Betanzos, población vecina a la ciudad en conflicto y que se ha convertido en el mayor bastión de la medida en medio de la pampa.

Cerca de allí, al menos mil pasajeros se encuentran varados en la población de San Antonio desde el 29 de julio, cuando comenzó el conflicto, ya que los buses y vehículos en los que viajaban fueron bloqueados por campesinos y mineros.