martes, 3 de agosto de 2010

BOLIVIA: PIDEN DEFENDER EL PROCESO DE CAMBIO DE LOS OPORTUNISTAS

ROLANDO PRUDENCIO (BOLIVIA)
Conformar Comités de Defensa del Proceso de Cambio

En esta contrarrevolucionaria coyuntura ya es hora de conformar Comités de Defensa del Proceso de Cambio; y no porque la contrarrevolución la conforme la derecha, y que haya desatado la desestabilización contra el gobierno y el Proceso de Cambio; sino irónica, inaudita e internamente el Proceso está siendo amenazado por atentatorias actitudes.

Pero además; porque es un inevitable imperativo moral mostrar que debemos ser más intrínsecamente implacables con nosotros mismos, que con la propia desestabilizadora derecha, ya que en su momento fue desarticulada en su desquiciada decisión de derrocar y hasta desmembrar la patria.

O sea que en su momento fue la capacidad de gestión del gobierno la que conjuró la conspiración, en el plano de la seguridad interna, como también se debió a la democrática decisión del pueblo boliviano; tanto para ratificar en el referéndum de agosto de hace dos años al presidente con el 68% como extraordinariamente eligiéndolo con el 64% en las elecciones nacionales de diciembre pasado.

Pero en esta contrarrevolucionaria coyuntura, se ha complejizado la conducción del Proceso de Cambio; y en la que el gobierno ingenuamente incurrió invitando a que se incorporen a quienes habían sido engañados por los neoliberales. Pero también están quienes lo hicieron, a cambio de las canonjías que el Cambio podía oportunistamente ofrecerles.

Y es que esa ha sido la escarmentadora enseñanza de la revolución cubana, que no tuvo piedad con los pícaros, como; nada menos que el general Ochoa, compañero de armas de Fidel. O tal como Mao Tse Tung denodadamente demandaba: La revolución demanda grandes sacrificios, y no tiene piedad.

Es por ello que después de la escalada de escándalos; ya sean estos por el caso de: Torrico, Surco, Herrera, el amauta ó el que fuera, sean estos militantes de siempre, ó aprovechadoramente de ahora; es hora de conformar: Comités de Defensa del Proceso de Cambio, y que la radicalidad debe ser su razón de ser.